Advertisement

Últimamente, Airbnb no deja de aparecer en los titulares de la prensa, y es que el sector de los alquileres vacacionales está pasando por el momento más cambiante desde que empezó a crecer en el territorio nacional. Por un lado, el Gobierno está cociendo un registro común para las viviendas turísticas en todas y cada una de las comunidades autónomas. Por otro, la cantidad de reservas y propiedades de uso turístico ha caído en picado por la confusión de las últimas normativas que no cuentan con un marco común. Y, para ponerle la guinda a este pastel, Airbnb, además de haber eliminado de su página muchos anuncios por ser estos ilegales según las últimas y más restrictivas legislaciones, ha sido el protagonista de muchas otras noticias y cambios.

Airbnb es uno de los mayores tiburones del sector, promocionando a la inmensa mayoría de los alquileres vacacionales habidos y por haber. Por este motivo es importante que, como propietario, estés al día con la situación de esta OTA en España. Es por eso por lo que te explicamos con máximo detalle todo lo sucedido en las últimas semanas, respecto a esta empresa.

Booking.com sube al nivel de Airbnb, hasta ahora líder del sector

Según una encuesta que Transparent ha llevado a cabo entre gestores de propiedades de toda Europa, el sector está ahora dominado tanto por Booking.com como por Airbnb, sumando el 60% de la distribución total. También señala que los países con más oferta en el sector son, por orden, Estados Unidos, China, Italia, Francia, España y Croacia.

Esto ha ocurrido, sobretodo, por la profesionalización del sector. En sus inicios, el sector de los alquileres vacacionales formaba parte exclusivamente de la economía colaborativa. Ahora, sin embargo, el negocio se va convirtiendo cada vez más en una empresa, asemejándose a los hoteles en cuanto a gestión, marketing y experiencia del cliente. Han emergido, incluso, empresas que ofrecen servicios a los propietarios en asuntos como la limpieza, el mantenimiento, la promoción o los procesos de check-in y check-out.

En este cambio es donde Booking.com entra en juego, ya que en principio es una plataforma más bien pensada para hoteles. Muchos anfitriones ya no quieren ofrecer una habitación en su propia casa; lo que quieren es satisfacer las expectativas de los huéspedes y poner a su disposición apartamentos que sean dignos de las cinco estrellas hoteleras.

Por primera vez se crea una demanda colectiva de anfitriones contra Airbnb

La primera demanda colectiva firmada por propietarios (o, en este caso, exusuarios) en contra de la plataforma se ha hecho realidad en España, más específicamente en la ciudad de Barcelona.

¿De qué se quejan? De las sanciones de 30.000 y 60.000 euros que han tenido que hacer frente por simplemente haber anunciado sus propiedades en Airbnb (afirman que, además, no obtuvieron reservas a través de dicha página web). Estas sanciones las expidió el Ayuntamiento de Barcelona por no presentar las licencias necesarias, y los propietarios sostienen que Airbnb les dejó anunciar su alquiler vacacional a pesar de ello. El grupo de demandantes, que suman un total de 102 personas, se han adjudicado el nombre de ACABA (Afectados por el Conflicto entre el Ayuntamiento de Barcelona y Airbnb), y lo que de momento quiere esta asociación es encontrar a más víctimas de este problema, que por lo visto ya suman 5.077.

De momento, el Ayuntamiento dice tener derecho a pedir dichas sanciones, al estar amparado por la ley. No obstante, la asociación afirma que no existió ningún plazo de tiempo entre el aviso del incumplimiento y la sanción, por lo que están dispuestos a tachar a la institución por mala praxis. En cuanto a Airbnb, sugiere que todos aquellos que tengan quejas las remitan a las oficinas de Airbnb Irlanda.

Hacienda cambia las condiciones fiscales de Airbnb

El último año Airbnb ha declarado 4,5 millones de euros en España, de los cuales ha pagado 72.000 euros en Impuesto de Sociedades. Airbnb sigue facturando desde sus oficinas de Irlanda bajo las mismas condiciones que el año anterior. Sin embargo, algo ha cambiado; Hacienda debía devolverle casi 266.500 euros más de los que ha devuelto finalmente a la empresa.

Esto ha sucedido porque la Agencia Tributaria ha reducido de 7 a 3 millones el máximo de ingresos para las compañías consideradas “tech” en España. Su intención es incluir, así, a empresas como Airbnb y Uber.

Algunos propietarios de Airbnb ganan hasta 22.000 euros al día

Tanto en prensa nacional como internacional, las altísimas cifras que aseguran ganan algunos de los propietarios de Airbnb en España han sido motivo de debate. La razón por la cual este ingreso es tan elevado es la cantidad de alojamientos con los que cuentan estas empresas (que ya no son particulares, sino un equipo), que en ocasiones superan las 500 propiedades.

A pesar de que el titular suena muy bizarro, Airbnb también asegura que solo el 6% de los anfitriones registrados en su plataforma tiene más de cinco anuncios. Además, muchas de las propiedades de estos anfitriones han ido siendo retiradas, por unos motivos u otros, debido a las fuertes restricciones del sector o por causas completamente distintas. Estos propietarios con tan alto importe de beneficio dicen ser agentes de propiedades y hoteles, y consideran Airbnb como “una plataforma de alquiler vacacional más”.

Ahora, el debate está en si Airbnb está hecha para este tipo de negocios, o para aquellos que necesitan un lugar en el que la economía colaborativa les permita sacarse unos ingresos extra.

Airbnb continúa con la purga de anuncios ilegales

Además dell alto porcentaje de alquileres vacacionales que habían sido retirados de la página web en Barcelona; ahora son noticia los 18.000 anuncios que se han eliminado en Andalucía.

El procedimiento se ha llevado de la siguiente manera; después de enviar una carta explicativa a los propietarios de todos aquellos alquileres vacacionales que no estuvieran registrados en la Junta de Andalucía, se ha procedido a desactivar dichos anuncios. Esta acción ha motivado a que muchos de los alojamientos que antes eran ilegales reuniesen los requisitos necesarios para seguir en la plataforma.

Por otro lado, muchos otros anuncios de alrededor del Estado han sido retirados de la plataforma, no por ser ilegales, sino porque los propios propietarios temen ser sancionados. Para muchas de las instituciones encargadas de regular el sector esto es una victoria, pero la realidad es que el alquiler vacacional como actividad económica pide ser regulado de manera justa y competente.

¿En qué afecta todo esto a los propietarios de alquileres vacacionales en España?

Para empezar, y como venimos diciendo desde hace tiempo, el llamado “problema de los pisos turísticos” se debe al marco normativo con el que cuenta el territorio nacional en este tema. Las confusas diferencias, las imposibles restricciones y las tan dispares normativas de cada comunidad autónoma.

Airbnb ha sido el mayor representante del alquiler vacacional hasta la fecha, y por eso las restricciones se aplican, sobretodo en esta plataforma. Sin embargo, eso no significa que los pisos turísticos ilegales no sigan ejerciendo su actividad en otros lugares. Además, las leyes estatales que se le han aplicado al sector hasta la fecha han sido más prohibitivas que reguladoras. ¡Y ni siquiera existe una definición de alquiler vacacional común en las diferentes comunidades autónomas! Los últimos sucesos relacionados con Airbnb son simplemente otra lucecita roja que nos avisa de que hay que cambiar lo que tenemos ahora. Las buenas noticias son que el Gobierno ya se ha puesto en ello desde las conferencias que se celebraron a finales de octubre para discutir todos estos asuntos.

Por otro lado, las noticias que hemos ido recibiendo sobre los elevados beneficios de algunos anfitriones así como la pérdida de popularidad de Airbnb nos hablan más bien de las tendencias hacia las que se dirige el sector; la profesionalización.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.