Leyendo:
¿Qué está pasando con el alquiler vacacional en Canarias?

¿Qué está pasando con el alquiler vacacional en Canarias?

La regulación de los alquileres vacacionales en las Islas Canarias (Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera, El Hierro y La Palma) ha sido y es tan polémica como en Barcelona o Madrid, y son muchos los que todavía se preguntan qué ley se aplica en este territorio. Hoy queremos repasar la evolución y el estado actual de la normativa sobre los alquileres vacacionales en Canarias, ya que de estar regulada por el Reglamento de las viviendas vacacionales de la Comunidad Autónoma de Canarias ha pasado a estar sujeta a la Ley del Turismo gracias a una nueva subsección dedicada al sector de los alquileres vacacionales.


La definición de alquiler vacacional según la ley

Para empezar, serán considerados alquileres vacacionales aquellos que NO sean alquilados con finalidades turísticas, a pesar de hacerlo por temporadas, o cuando se alquilen una sola vez al año, y no repetidas veces. Así mismo, tampoco serán alquileres vacacionales aquellas viviendas que estén sujetas a la legislación de arrendamientos urbanos (es decir, que sean de alquiler a largo plazo y sin finalidades turísticas).

Bajo los ojos de la Ley del Turismo, es un alquiler vacacional toda aquella propiedad (sea del tipo que sea) que esté amueblada y equipada siguiendo los requisitos exigidos y para su uso inmediato, que se comercialice y promocione a través de canales de oferta turística u otros (y aquí entra la página web de tu negocio) para ser alquilada por terceros en su totalidad, y darle un uso turístico a cambio de una remuneración.

¿Quién puede decidir sobre los alquileres vacacionales?

Más allá de la Ley del Turismo, que establece una definición clara sobre lo que es un alquiler vacacional, e impone unos requisitos, obligaciones y prohibiciones específicas, hay otras administraciones que también tienen poder de decisión sobre si un alquiler vacacional puede desarrollar su actividad o no.

La Ley proporciona poder de regulación a los Cabildos insulares y a cada municipio canario, siendo estos los que tienen la última palabra en cuanto a la posibilidad de que exista o no un negocio de alquileres vacacionales. Eso sí, el Gobierno de Canarias podrá poner límites a las libertades de decisión de estas dos instituciones.

Para aquellas propiedades que estén bajo el régimen de propiedad horizontal, también será necesario contar con un acuerdo de la junta de propietarios. En este caso, el alquiler vacacional necesitará que los votos favorables sean, como mínimo, las tres quintas partes del total.

Requisitos y obligaciones para poder ser un alquiler vacacional

Por lo que se refiere a las dimensiones mínimas así como las instalaciones, almacenaje y mobiliario, los requisitos son los mismos que ya figuraban en el Reglamento anterior. Sin embargo, las especificaciones para el equipamiento mínimo requerido son muy específicas aunque no nuevas, así como otras obligaciones que los alquileres vacacionales tendrán que cumplir de ahora en adelante, y que son dignas de mención por ser tan diferentes a otras regulaciones.

Servicios

Todos los alquileres vacacionales que quieran estar dentro de la legalidad y desarrollar su actividad económica deberán contar con los siguientes servicios, siendo estos siempre proporcionales al número de huéspedes que el alquiler vacacional acoja.

En toda la propiedad

  • Cerradura de seguridad en todas las puertas de acceso a la propiedad.
  • Botiquín.

En las habitaciones

  • Luz de lectura junto a la cama.
  • Sistema de oscurecimiento del dormitorio.
  • Perchas de material no deformable para todos los huéspedes alojados.
  • Camas dobles con dimensiones mínimas de 1,35m x 1,90m e individuales con dimensiones mínimas de 0,90m x 1,90m.
  • Ropa de cama que conste de: protector de colchón, sábanas o similar, manta, almohada y cubrecama. Para estancias de más de 7 días, será obligatorio otro juego de cama.

En los baños

  • Espejo.
  • Secador.
  • Porta-rollos para el papel higiénico.
  • Alfombrilla.
  • Encimera o soporte para los objetos de aseo.
  • Toalleros, perchas y colgadores.
  • Sistema o dispositivo para evitar la salida del agua de la bañera o la ducha.
  • Toallas de baño y de mano. Para estancias de más de 7 días, será obligatorio otro juego de toallas por cada persona.

En la cocina

  • Horno o microondas.
  • Cafetera.
  • Vajilla, cubiertos y vasos suficientes para todos los huéspedes alojados.
  • Espacio para almacenar los alimentos.
  • Espacio para manipular y consumir los alimentos.
  • Utensilios de limpieza.
  • Plancha y tabla de planchar.

Teléfono 24 horas y otras placas

En el alquiler vacacional tendrá que disponerse de forma visible un cartel que informe del número de teléfono al que los huéspedes pueden llamar en caso de incidencia, que tendrá un horario mínimo de 08:00 a 20:00 horas, y los teléfonos y direcciones de los servicios sanitarios y de emergencia.

Además, este cartel deberá está disponible en castellano e inglés, como mínimo.

Otras placas deberán ser dispuestas en lugares visibles de la propiedad, más específicamente dos. Una que informe de que el alquiler vacacional cumple con la normativa, y otra que incluya las siguientes prohibiciones: “Que la propiedad sea destinada a usos distintos de los que se contrató”, e “Ir en contra de las reglas de convivencia, higiene y orden público”.

Otro elemento que tiene que ponerse a disposición de los huéspedes en un lugar visible son las hojas de reclamación.

Calidad de los servicios y las instalaciones

Cuando estaba en vigor el antiguo Reglamento, los propietarios estaban obligados a proporcionar la calidad de los servicios e instalaciones que se anunciara en los canales de promoción como Aribnb y Booking.com. Es decir, si en la descripción de tu anuncio se especificaba que la casa incluía cafetera, no podía no tenerla.

Sin embargo, ahora, el propietario no solo está obligado a proporcionar este mínimo de calidad, sino que si hay alguna incidencia con alguno de estos servicios e instalaciones (por ejemplo, una avería o desperfecto), tendrá que tomar medidas inmediatamente, reparando o sustituyendo aquello que haya sido el motivo de la incidencia.

Derechos de los huéspedes

Con el cambio de normativa se ha añadido un nuevo derecho del huésped, que se convierte a su vez en una obligación del propietario o gestor.

Ahora, el inquilino del alquiler vacacional podrá ejercer su derecho a conocer la situación legal de la vivienda que está alquilando a corto plazo y, el propietario, no solo estará obligado a proporcionar esa información sino que también tendrá que publicarla en los anuncios en los que esta aparezca para ser promocionada. También deberá incluirse el número de inscripción en el Registro General Turístico de la Comunidad Autónoma de Canarias que se le haya asignado al alquiler vacacional.

Nuevas prohibiciones

Además de no permitirse el alojamiento a más huéspedes de los que correspondan a la capacidad del alquiler vacacional ni pedir un precio más alto del que esté indicado en los canales de promoción de la propiedad, la Ley de Turismo establece prohibiciones completamente nuevas que no se incluyen en las normativas de otras Comunidades Autónomas.

El alquiler compartido

No podrán convivir en un mismo alquiler vacacional distintas personas que hayan firmado contratos diferentes. Es decir, que no podrá alquilarse la propiedad por habitaciones, ni combinar una habitación alquilada a largo plazo con una habitación alquilada con fines turísticos.

La explotación turística no puede salir de un alquiler vacacional

Siempre que una propiedad de uso residencial forme parte de un establecimiento turístico extrahotelero no podrá ser un alquiler vacacional. En ese caso, tendrá que ser considerado una unidad de explotación turística, y desarrollar todas aquellas actividades propias de, por ejemplo, los hoteles. Es decir, sería otro tipo de negocio, y no un alquiler vacacional.

Además, aquellas viviendas que se den de baja en la explotación turística, tampoco podrán pasar a ser alquileres vacacionales.

Nuevas infracciones

Además de las que ya se incluían en el Reglamento aplicado antes de la Ley de Turismo, los alquileres deberán evitar nuevas infracciones, siendo la mayoría consideradas muy graves y dos de ellas grave y leve. Y, como cambio, serán responsables de cualquier infracción no solo los propietarios y gestores del inmueble, sino también los canales de promoción de este, dependiendo del caso.

Infracciones muy graves

  • La promoción o comercialización de servicios que no correspondan a los que se hayan declarado por el propietario como actividad.
  • La promoción o comercialización de alquileres vacacionales que no hayan sido declarados como actividad turística o que hayan sido retirados del Registro General Turístico de Canarias por no cumplir con los requisitos pertinentes.
  • La no eliminación de anuncios ilícitos por parte de los canales de distribución.
  • La inexactitud, omisión o falta de veracidad en la información que se proporcione en una declaración.

Infracción grave

  • La comercialización o promoción de propiedades que no cumplan con los requisitos de la Ley de Turismo.

Infracción leve

  • La no comunicación a la Administración turística de los cambios en los datos de cualquier autorización, declaración o registro.

Esperamos que la situación y las normas que se aplican en el territorio de las Islas Canarias sobre el sector de los alquileres vacacionales te hayan quedado más claras. ¿Acabaremos teniendo una misma normativa para todo el territorio español? Eso dependerá de cómo evolucione el sector. 

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.