Advertisement

Cuando se trata de desastres naturales, cualquier hogar puede reducirse a cenizas. Sin embargo, cuando tu casa es, a la vez, tu negocio, esto se vuelve una preocupación mayor; no solo por tu alquiler vacacional sino por la seguridad de tus huéspedes.

Tormentas, inundaciones, apagones e incendios son solo algunas de las consecuencias de desastres naturales tales como un terremoto, huracán o tsunami. Es de vital importancia tener un plan de emergencia si eres el dueño de un negocio de alquileres vacacionales, sin importar las pocas probabilidades que tenga tu zona de sufrir este tipo de accidentes.

Si se da el caso de un desastre natural, el plan de emergencia ayudará a que tanto los huéspedes como tú mismo, tus trabajadores o los servicios de emergencia se mantengan seguros.

Siguiendo los siguientes pasos harás que tu alquiler vacacional sea una propiedad a prueba de emergencias, y te dará la tranquilidad de saber que está preparado para cualquier situación inesperada.

1. Crea un plan de emergencia para tu negocio de alquileres vacacionales

Empieza imaginando cuáles serían las “peores situaciones” que podrían suceder en términos de emergencia (¡sé creativo!). Esto podría ir desde un apagón de un par de horas hasta una inundación o daños en el exterior de la casa debidos a la caída de los árboles por el viento, la destrucción total de la casa, incendios, etc.

Además de pensar en los escenarios que más probabilidades tienen de suceder en tu zona (lluvias intensas, sequías, incendios, etc.), también deberás incluir:

  • Números de teléfono de emergencia en la zona (policía, bomberos, ambulancias…)
  • Tu información de contacto
  • Un mapa de la zona
  • Fuentes de información como por ejemplo páginas web, organizaciones y emisoras de radio locales
  • Un lugar de reunión designado en tu propiedad
  • Información de contacto de personas que hablan otros idiomas (si tienes huéspedes de varios puntos del mundo)

Identificar estos riesgos te ayudará a proteger tu negocio antes de que nada ocurra. Por lo tanto, asegúrate de incluir cualquier suceso que pueda afectar a tu propiedad, ya sea este por fuerzas naturales o por accidentes (o no accidentes) humanos. La guía de Small Business Administration puede ayudarte a evitar incurrir en un desastre que te impida volver a reabrir tu negocio.

2. Contrata el seguro correcto

Dado que este tipo de riesgos pueden ser mayores o menores dependiendo de la zona geográfica en la que se encuentre tu propiedad, necesitarás una póliza de seguros para tu alquiler vacacional que especifique claramente lo que está y no está cubierto en todo tipo de situación.

Incluso en aquellas zonas donde el riesgo de incurrir en un desastre natural sea muy bajo, se necesita un buen seguro para la propiedad que proteja tanto el edificio como lo que este contenga. Muchas de las pólizas estándar ya incluyen cobertura de daños en la propiedad causados por clima extremo en caso de, por ejemplo, ventanas rotas, pero no incluyen daños mayores como puede ser una inundación.

Basándote en los alrededores de tu propiedad y el riesgo asociado a estos, puede que necesites un seguro contra desastres naturales. Dicho esto, asegúrate de informarte sobre el tema antes de decidirte por una póliza u otra.

Además de contar con un buen seguro, también es importante llevar un control del estado de la propiedad haciéndote con fotografías fechadas de el exterior y el interior de esta; en caso de que necesites tener pruebas de algún daño.

“Desafortunadamente, nuestro alquiler vacacional se topó con el Huracán Michael. A pesar de que la casa en sí está en buen estado, unos 30 centímetros de agua inundaron el interior y el garaje, así que ahora estamos en proceso de arreglarlo. Gracias a Dios teníamos imágenes de la propiedad en nuestra página web, porque las podemos utilizar para reclamar los daños al seguro” —Doug, propietario de Pearl Cottage on the Bay.

3. Proporciona un kit de primeros auxilios y provisiones

Incluso en los lugares en los que no hay riesgo de desastres naturales, un kit de primeros auxilios es algo completamente necesario para tu alquiler vacacional. Puedes comprarlos ya hechos en cualquier tienda especializada, o comprar los elementos por separado y prepararlo tú mismo.

En caso de que se prevean tormentas u otros sucesos meteorológicos, incluye provisiones de emergencia para 72 horas. Por ejemplo:

  • Dos litros de agua adicionales por persona, por cada día (para cocinar y limpiar)
  • Velas y cerillas o un encendedor
  • Linternas y pilas
  • Una muda/calzado de repuesto
  • Sacos de dormir o mantas calentitas (suficientes para el número máximo de huéspedes)
  • Elementos de baño como papel higiénico, toallitas húmedas, etc.
  • Cubiertos
  • Bolsas de basura
  • Pastillas purificadoras del agua
  • Herramientas básicas como martillo, alicates, llave inglesa, destornillador, guantes de trabajo, navaja
  • Pequeño fogón de combustión y combustible
  • Silbatos para pedir ayuda
  • Cinta adhesiva

4. Comunícate con tus huéspedes

Puedes ahorrarte tiempo y estrés preparando una plantilla de correo electrónico con todas las instrucciones a seguir en caso de emergencia, como por ejemplo una orden de evacuación. Piensa en todas aquellas cosas que tus huéspedes deberían saber en este tipo de situación. En general, esta información coincidirá con la que ya habrás dado en el plan de emergencia (números de las emergencias locales, rutas de evacuación, instrucciones de dónde se encuentran las provisiones, etc.).

Si tu zona va a ser víctima de fuertes tormentas o cualquier otro desastre natural, envía este correo electrónico a los huéspedes que estén actualmente en tu propiedad. Si el aviso llega antes de su check-in, vale la pena evaluar los posibles riesgos y, si estos son demasiados, cancelar la reserva ofreciendo alternativas más seguras.

Es recomendable incluir una póliza de cancelación o reducción en tu plan de emergencia, para evitar disputas sobre consideraciones tales como que los huéspedes quieran el reembolso total de la estancia por haber sufrido un apagón de un par de horas.

Hay muchas medidas preventivas que puedes tomar si quieres que tu alquiler vacacional esté preparado para cualquier emergencia. Dicho esto, aunque construyas tu propiedad con materiales resistentes al fuego o lo fortifiques contra otros desastres, no está garantizado al 100% que no sufras situaciones de emergencia. Estar preparado para lo peor es tu mejor estrategia a la hora de proteger tu propiedad y a tus huéspedes contra cualquier daño.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¿Tu alquiler vacacional está preparado para una emergencia?
5 (100%) 1 vote
Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.