Advertisement

Sabemos que una imagen vale más que mil palabras, y que por eso es crucial que los anuncios de una propiedad de alquiler vacacional estén de punta en blanco en cuanto a las fotografías. Pero, si una imagen vale más que mil palabras ¿qué es lo que vale un vídeo?

En la actualidad se consume una media de cinco mil millones de vídeos al día a través de la plataforma Youtube, el segundo buscador más grande del mundo, y se descargan unas 300 horas de vídeo por minuto. SmallBizTrends prevé que los vídeos en internet se llevarán el 80% del tráfico de consumidores en el 2019. Además, según una encuesta que hizo Hubspot en 2018, el 72% de los usuarios prefieren ver un vídeo para informarse de un producto u servicio.

¿Te hemos convencido con todos estos números? ¿Y si te decimos que otro estudio descubrió que el 92% de los consumidores de vídeo lo comparten con su comunidad?

Las cifras no mienten; los vídeos funcionan mucho mejor tanto para llamar la atención de los usuarios como para viralizarse.

Un vídeo puede ser la mejor promoción para tu alquiler vacacional

No solo pasa en el sector de los alquileres vacacionales; está demostrado que un vídeo puede vender mejor un producto u servicio (o, como mínimo, puede convencer más rápidamente al consumidor).

¿Qué puede proporcionar un vídeo que no pueda hacerlo una imagen, en la promoción de un alquiler vacacional? Una idea más fidedigna de cómo es tu propiedad y cómo sería una estancia en ella. ¿Para qué dejar que tus huéspedes se imaginen la vida en tu alquiler vacacional si puedes mostrárselo? Un vídeo te brindará la oportunidad de enseñar tu personalidad única (y la de tu negocio) a tus huéspedes, aquello que no pueden transmitir unas simples imágenes de las habitaciones y el salón.

Crear un vídeo para tu alquiler vacacional significa enseñar lo que realmente puedes ofrecer a tus huéspedes. Y no, no tiene por qué ser “un trabajo demasiado complicado y/o costoso”; un buen vídeo no tiene por qué estar hecho con un dron, o contar con un equipo con experiencia cinematográfica. Cualquiera puede obtener un buen resultado sin que este sea necesariamente caro u complicado. He aquí unos consejos para conseguirlo.

Consejos para hacer un buen vídeo para un alquiler vacacional

Cuanto más corto, mejor

Sabemos que quieres enseñarlo todo bien y asegurarte de que tu huésped ve cada detalle y servicio que le ofreces. Sin embargo, nadie va a mirar un vídeo sobre una propiedad que dure más de cinco minutos. De hecho, lo ideal rondaría entre los dos y los cinco.

Tendrás que enseñar todas las estancias en un orden que tenga sentido y que imite la experiencia que el huésped va a tener cuando entre de verdad en la propiedad, pero procura no recrearte demasiado en cada una; como máximo cinco segundos para cada plano sin que estos se repitan más de dos veces en la misma habitación. Piensa que siempre podrás explicar lo que sea que quieras explicar más detalladamente en la descripción del vídeo cuando lo publiques en Youtube, Instagram o Facebook.

En cuanto a los servicios y elementos; puede que no tengas tiempo de enseñarlos todos, así que elige los mejores y que más valor añadan a tu propiedad (unos cuatro o cinco).

Si tienes más de un alquiler vacacional, muestra cada uno de ellos (si estos son diferentes), pero recuerda; debes mantener el vídeo corto y sencillo.

Cuenta una historia

La historia es que unos viajeros llegan a tu alquiler vacacional y pasan las mejores vacaciones de su vida. Ponte en la piel de tus huéspedes, adelántate a sus necesidades y hazles ver lo que van a vivir si deciden quedarse en tu propiedad.

También puedes mostrar el lado más personal de tu negocio y contar la historia detrás de él. ¿Qué es lo que hizo que te enamorases de tu alquiler vacacional? ¿Qué es lo que seduce a más huéspedes? Piensa en todas aquellas cosas que ofreces y que llaman la atención de los viajeros, y explotalas.

¿Tienes a más de un tipo de viajero como audiencia? Haz diferentes vídeos para atraer a los diferentes huéspedes; familias con niños, parejas, grupos de amigos, etc.

Educa a tu audiencia

Con esto nos referimos a enseñar a los viajeros todo lo que pueden hacer en la zona (ciudad, vecindario, etc.) en la que se encuentra tu alquiler vacacional. Un vídeo puramente promocional tendrá menos posibilidades de convertirse en viral que uno que aporte algún tipo de nuevo conocimiento al usuario.

Piensa en tu localización como un atractivo más de tu alquiler vacacional, y muestra a tus huéspedes todo aquello de lo que podrían disfrutar si reservaran una estancia contigo; desde playas paradisíacas y rincones únicos en los que disfrutar de la naturaleza hasta restaurantes emblemáticos y lugares curiosos.

Si tienes un dron, esta sería la excusa perfecta para utilizarlo.

Sé honesto y profesional

Cuando hagas un vídeo no podrás saltarte aquellas cosillas de las que no estás tan orgulloso; al fin y al cabo, si un huésped reserva en tu propiedad, lo acabará viendo. Recréate en lo bueno, pero no evites lo malo, porque te repercutirá negativamente cuando el huésped deje una opinión sobre tu propiedad.

Por otro lado, intenta fijarte en los vídeos profesionales de promotoras inmobiliarias u hoteles. Querrás contar con un equipo mínimamente decente (con tu teléfono quizás no será suficiente), y tener algo de idea de edición de vídeo. Si no, siempre puedes contratar a un especialista (el coste de este se amortizará cuando consigas reservas gracias a la buenísima promoción que tendrás para tu alquiler vacacional).

No utilices contenido protegido por derechos de autor

Cuando estés buscando música (si es que quieres ponerla) para tu vídeo, procura informarte sobre los derechos de esta. Hay muchísimas páginas web con música libre de derechos.

Tampoco incluyas logotipos que no sean tuyos ni hables de personajes mediáticos o empresas y marcas sin consultarlo primero. Piensa que tu vídeo es publicidad, y eso complica el tema del contenido protegido y el derecho de imagen.

No pongas música de ascensor

No hay nada peor que la música de ascensor en cualquier vídeo. ¿Qué es la música de ascensor? Es aquella que, valga la redundancia, suele escucharse en un ascensor o en vídeos corporativos sin mucho encanto; es repetitiva y no aporta nada.

En vez de ponerla, aprovecha sonidos de los propios planos, como por ejemplo el silencio de la naturaleza y los pajarillos, la gente divirtiéndose en la calle principal, la música local, etc.

Ahora que ya sabes cómo hacer un buen vídeo promocional para tu alquiler vacacional, ¡es el momento de ponerte manos a la obra y empezar a recibir toneladas de reservas!

¿Qué te ha parecido este artículo?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.