Advertisement

Los alquileres vacacionales de playa parecen perfectos. Después de todo ¿qué hay más ideal que las vistas a las puestas de sol, las playas de arena blanca y las mañanas en busca de conchas en la orilla? Estás al cargo del mejor lugar de veraneo para tus huéspedes.

Dicho esto, los alquileres vacacionales de playa requieren más atención que cualquier otro. La misma arena, mar y sol que seduce a tus huéspedes puede acelerar el proceso de deterioro de tu propiedad. Sin el mantenimiento y limpieza pertinentes, este tipo de propiedad puede llegar a ser una pesadilla para tu bolsillo a pesar de seguir consiguiendo reservas.

Pero no hay nada de lo que preocuparse demasiado siempre y cuando sepas detectar los problemas y te encargues de ellos. He aquí todo lo que necesitas saber sobre el mantenimiento y limpieza de tu alquiler vacacional de playa.

1. Define unas normas claras

Un alojamiento de corta estancia en la playa significa tener que fijar ciertas reglas. Los huéspedes utilizarán tu propiedad solo para el período que dure su reserva y, como no tienen ningún interés en la inversión que supone el mantenimiento de esta, les importará menos andar por la casa con zapatillas mojadas o colgando toallas llenas de arena por los pasillos.

Como tú no vas a estar por ahí para recordarles que tienen que dejar los zapatos en el lugar designado o sacudir sus toallas antes de entrar, puedes ir un paso más allá y crear algunas normas para que las sigan. Piensa en los comportamientos problemáticos más comunes entre huéspedes y redacta tus normas dejándolas en algún lugar visible.

Puedes adjuntar dicho documento en un correo electrónico o, si quieres darle un toque playero, clavarlo en un cuadro en la pared de tu propiedad. He aquí tres ideas esenciales para las normas de tu paraíso de verano:

  • No meter zapatos de playa en la casa
  • Colgar las toallas en el exterior
  • Limpiar los pies antes de entrar

2. Contrata a un gestor de propiedades

Si prefieres abordar el tema de manera más pasiva, contratar a un gestor de propiedades puede ser tu mejor opción. Podrás centrarte en otros aspectos de tu negocio mientras ellos se ocupan de responsabilidades como el mantenimiento, la limpieza y la comunicación con los trabajadores en caso de ser necesario.

Un gestor de propiedades también puede ayudar a los inversores a evitar la toma de malas decisiones, pues conocen el sector. Antes de tomar una decisión contratando a alguien, asegúrate de que sabes qué experiencia tienen sobre tu zona para determinar cómo te pueden ayudar a llevar tu negocio y aconsejarte.

Dicho esto, los gestores de propiedades también pueden ser algo caros. Estos suelen cobrar una tarifa de entre el 4 y el 10% de los beneficios mensuales de la propiedad. Para alquileres de playa pensados para vacaciones familiares, suele ser más bien del 10%. Esta es una decisión que debes tomar tú, según tu presupuesto y las ganas que tengas de responsabilizarte de todos los detalles del mantenimiento.

3. Protege los interiores

Un alquiler vacacional en la playa está más expuesto a humedades y otros problemas relacionados con el agua. Incluso teniendo unas buenas reglas y haciendo que estas se cumplan, solo es cuestión de tiempo que los suelos se llenen de arena y agua. Y este problema puede afectar también a la durabilidad de los muebles de tu propiedad.

Puedes protegerte contra pequeñas inundaciones y arena invirtiendo en un suelo duradero para tu propiedad. Evita suelos de madera o moqueta si te es posible; la humedad y la suciedad no son buenas compañeras de ninguna de estas opciones. Durabilidad y resistencia a la humedad son las palabras clave para elegir un suelo que vaya a hacerte servicio por mucho tiempo. Si todavía no has amueblado del todo tu alquiler vacacional, considera estos materiales para el suelo:

  • Laminado
  • Vinilo laminado
  • Baldosas de porcelana

También hay medidas más simples que puedes aplicar para proteger a tu alquiler vacacional. Puedes cubrir todos los muebles entre reserva y reserva para protegerlos de la humedad del aire marítimo. Pero, sobre todo, asegúrate de que las habitaciones están bien ventiladas; no solo por tus muebles sino por tus electrodomésticos y elementos electrónicos.

4. Construye exteriores resistentes al agua

En cuanto a materiales y renovaciones, tienes muchas opciones para proteger tu propiedad de posibles temporales. Como tu zona hace que tu alquiler vacacional sea vulnerable a la luz del sol, el mar, la arena, el desgaste, la erosión y otros problemas debidos a factores climáticos, invertir en materiales resistentes hará que el mantenimiento sea mucho más sencillo.

Deberías hacerle un favor a tu propiedad y pintarla con pintura y acabados a prueba de agua. Esto puede prevenir problemas como el agrietado o desconchado a causa de la humedad y la exposición continua al sol. Además, cualquier grieta en el exterior dejará pasar la humedad hacia el interior, así que es esencial que tomes esta precaución para que tu propiedad no sufra daños.

Si no te ves capaz de resolver esto tú mismo, un profesional de la zona debería poder ayudarte a comprender las tareas clave del mantenimiento anual en caso de que lo necesites. Cuando llegue el momento de hacer reparaciones periódicas, investiga para ver qué es lo mejor para el exterior de una casa en la playa.

5. Ideas para limpiar

Limpiar tu alquiler vacacional entre huésped y huésped requiere un plan bien urdido, sobre todo cuando tienes que enfrentarte a acumulaciones de arena y suelos mojados. No te compliques y haz una lista de las tareas de limpieza para los huéspedes antes de abandonar la propiedad:

  • Barrer la arena
  • Dejar las toallas de playa usadas en el saco de la ropa sucia
  • Enjuagar la nevera portátil
  • Sacudir cualquier silla de exterior, hamaca o sombrillas que se hayan utilizado
  • Dejar la cocina ordenada

También puedes añadir una tarifa de limpieza al precio total de la estancia, sobretodo si has tenido problemas con este tema en el pasado.

Cuando estés preparando tu alquiler vacacional para el próximo huésped, presta especial atención a los baños y la cocina. La humedad puede crear más problemas si además hay moho, así que querrás asegurarte de que todo esté en orden en ese aspecto. Puedes sellar cualquier baldosa con silicona si estas son propensas a desarrollar moho.

Si quieres automatizar la limpieza de tu alquiler vacacional, ponte en contacto con alguna empresa de la zona o regístrate en cualquier aplicación de limpieza para dar con el personal adecuado. Dedica tiempo a estudiar las posibles opciones, intentando encontrar a profesionales con buenas opiniones, precios razonables y varios servicios a elegir.

Cuidar tu alquiler vacacional de la playa

Los alquileres vacacionales en la playa pueden requerir más atención que otros tipos de propiedades, pero el esfuerzo extra suele merecer la pena. Siempre que sigas algunas de las sugerencias de las que hemos hablado, puedes estar completamente seguro de que el mantenimiento y la limpieza de tu alquiler vacacional va a ir como la seda, y que vas a sacarle rendimiento a tu propiedad.

¡Hasta tus huéspedes se quedarán encantados con lo limpio y cuidado que estará tu alquiler vacacional!


Sobre el autor

 

Holly Welles escribe sobre mejoras de la casa y le apasiona sacar el máximo partido de cualquier espacio. Además de crear contenido para diversas webs, tiene su propio blog, The Estate Update.



¿Qué te ha parecido este artículo?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.