Advertisement

En todo negocio hay que empezar haciendo una inversión, que en el caso de los alquileres vacacionales consiste en amueblar y decorar la propiedad en la que se van a quedar los huéspedes.

¿Es posible hacerlo de manera eficiente y conseguir un buen resultado sin gastarse una cantidad indecente de dinero? Sí, lo es, siempre que sigas estos 15 prácticos consejos que te enumeramos a continuación.

1. Planifica lo que quieres comprar antes de ponerte manos a la obra

Y, lo más importante, prioriza y haz un plan de presupuesto. Piensa primero en los muebles más imprescindibles, y cuando tengas eso ya podrás preguntarte qué accesorios te gustaría comprar, construir o conseguir para tu propiedad.

2. Recicla y reutiliza

Restaura los muebles que puedas añadiéndole un toque de personalidad; no habrá pieza más especial y económica. Por ejemplo, en vez de comprar otro sofá y dejar el viejo de lado (porque está muy, muy viejo), haz una buena makeover con fundas bonitas o haz un presupuesto con algún comercio local que te lo pueda hacer a medida. O consigue (de manera gratuita, pidiéndolo en alguna fábrica) un pallet y conviértelo en una mesa. O haz de un montón de cajas de fruta una estantería para tus libros.

3. Pásate al DIY, o lo que es lo mismo, haz los muebles o los accesorios a mano

En internet hay miles de ideas que puedes adaptar a tu apartamento, como por ejemplo colgar una rama larga y mínimamente fuerte del techo para poder poner la ropa en perchas de un modo estiloso, único, y casi gratuito. O consigue una barra de estilo industrial y dale la misma función.

4. Muebles de Ikea: sí, pero personalizados

Esta empresa es la opción número uno para la gente con poco presupuesto y amor por lo básico. Y lo básico es lo mejor, siempre que le sepas dar tu toque. Encontrarás mil y un “hacks” que se pueden aplicar a los muebles de Ikea para que se conviertan en piezas únicas o, al menos, que dejen de ser la mesita de café negra que todos tenemos en casa.

5. Piensa en clave de futuro

Compra los electrodomésticos con garantía. Aunque esto signifique que la inversión sea mayor al principio, te saldrá más barato a la larga. Evita poner moquetas o suelos de madera porque su desgaste y los posibles desperfectos serán difíciles de ocultar.

Y, sobretodo, decide si tu apartamento aceptará mascotas y actúa en consecuencia. Con esto quiero decir que, si aceptas perros, no construyas un jardín precioso y cuidado, y si aceptas gatos, no tengas cortinas que lleguen hasta el suelo, por ejemplo.

6. Ten tu propia casa en mente cuando amuebles tu propiedad de alquiler

¿Qué objetos son más delicados o más propensos a romperse? ¿Qué partes de la casa son más difíciles de limpiar? Después de hacerte estas preguntas, estarás preparado para tomar las decisiones adecuadas.

Un ejemplo práctico de esto: Evitar las sábanas y colchas de colores lisos y/o claros, pues si se manchan tendrás que reemplazarlas directamente.

7. La regla de los “no-tornillos”

Puedes decorar tu casa sin hacer agujeros que luego te van a costar una reparación en la pared. Apoya los cuadros o los espejos contra las paredes y dales un look moderno sin poner esfuerzo. Si son muy pequeños para apoyarlos en la pared desde el suelo, ponlos encima de una mesa o algún mueble en el que se luzcan.

8. Empapela las paredes

¿Qué opinión tienes sobre el papel temporal? Para darle personalidad a una pared que no dice nada, o para tapar algún que otro desperfecto. Hay muchos papeles que son reusables, así que piensa también en algo que pegue con toda tu casa por si un día los quieres cambiar de pared. ¡Y además son facilísimos de colocar!

Si empapelar toda la pared no te convence, hay otra cosa que puedes probar…¡el wall decall! Son adhesivos para pared y van desde formas geométricas a siluetas enteras; lo puedes poner donde más te guste y de la manera que más te apetezca. Ah, y que sepas que los colores deberán combinar los unos con los otros, y hacerlo también con el conjunto de los muebles.

¿Una idea original? Hacer que una de las paredes (sólo una) tenga un color más bien oscuro; dará profundidad y, por ejemplo, hará que tu televisor se funda con el color oscuro en vez de cantar con una almeja en contraste a una pared totalmente blanca y desnuda.

9. No cambies tu cocina. ¡Dale una vuelta!

Si tu cocina necesita unos arreglos, pinta los cajones (¡por dentro también!) y reemplaza tu encimera laminada por una tabla gruesa de madera. No solamente lucirá más, sino que será la solución más barata que podrás encontrar.

10. Presta atención a la situación de tus muebles

Puede que tengas cuatro piezas, pero si éstas están distribuidas de la manera correcta, tu apartamento lucirá mucho más que si tuvieras cuarenta. Guíate por el centro de gravedad de la habitación, que suelen ser los muebles grandes como el sofá o la mesa del comedor. O también puedes, a la hora de organizar el comedor, tomar como punto de partida elementos que ya existen en el piso, como por ejemplo una chimenea, unas escaleras o incluso las ventanas y puertas. Crea conversación entre los elementos que añadas; que todos entren en la misma armonía y no estén puestos al azar.

11. Elige el mobiliario teniendo en cuenta a tus huéspedes

Si tu audiencia objetiva son parejas jubiladas, asegúrate de tener unos muebles cómodos y fácilmente accesibles. Si crees que tus huéspedes podrían ser familias, no olvides añadir sofás cama o camas supletorias que se puedan montar con facilidad. Si piensas de esta manera, no tendrás que añadir ni renovar nada en un futuro próximo.

12. Añade pocos accesorios clave

Para empezar, a la hora de decorar sólo basta con tener en cuenta los cuatro elementos más importantes: Color, arte, accesorios y luz. Si estos cuatro elementos están bien elegidos, nada podrá ir mal. En cuanto a los accesorios, añade poco, pero asegúrate de que están bien pensados y estratégicamente colocados.

Y recuerda: Cuanto más popular sea el objeto en cuestión, más huéspedes esperarán encontrárselo, y esto se aplica sobretodo a servicios, como podría ser una cafetera de cápsulas de café.

13. Piensa de manera no convencional

Antes de tirar muebles viejos porque ya no pueden cumplir su uso convencional, dale una vuelta a esa cabecita. ¿Qué podría hacer con ellos? ¿O con alguna de sus partes? Puedes coger esa vieja persiana de madera, pintarla y colgarla a la pared y utilizarla para colocar tu correo, postales o papeles en general. ¿Tu habitación dedicada a la lavandería es muy aburrida? Decora tu lavadora con cinta adhesiva de color ¡y listos!

14. Haz que tu casa sea mágica creando un pequeño espacio con mucha personalidad

No hace falta que tengas esa silla de diseño tan cara, ni ese reloj digital de pared que te da los buenos días. Todo lo que necesitas para hacer que tus huéspedes recuerden tu casa con cariño es darles ese rinconcito en el que se puedan relajar, leer o mirar por la ventana. Esto lo puedes hacer convirtiendo el hueco de debajo de la escalera en una cueva de lectura, añadiendo un tablón de madera y poniendo muchos cojines justo debajo de una ventana con bonitas vistas…¡sólo tienes que echarle imaginación y ponerte en la piel de tus huéspedes!

15. Utiliza la economía colaborativa

Usa las páginas de trueque y en las que se venden artículos de segunda mano; verás piezas únicas y más económicas. Además, estamos seguros de que en ellas también encontrarás a alguien que ofrezca ese servicio de transporte que quizás necesitarás para las piezas de mueble grandes, y que cuesta tan caro si lo contratas por empresa.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Consejos para amueblar tu alquiler vacacional de manera barata
4.4 (88.57%) 7 votes
Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.