Leyendo:
Analiza las fortalezas y debilidades de tu alquiler vacacional

Analiza las fortalezas y debilidades de tu alquiler vacacional

Cuando empiezas un negocio de alquileres vacacionales y pretendes lanzar campañas de marketing para promocionarlo, tienes que tener claro con qué puedes llamar la atención de los huéspedes para convencerlos de que se queden en tu alojamiento, pero también de qué pie cojeas. Es decir, deberás echar un vistazo a tu producto (y a ti mismo) como lo haría cualquier empresario que quiera llevar adelante un negocio; haciendo un análisis de fortalezas y debilidades.

De hecho, ya tendrás que hacer este tipo de análisis acerca del mercado de los alquileres vacacionales en general para saber si te saldrá a cuenta ponerte a alquilar la propiedad a extranjeros, o comprar dicha propiedad. Sin embargo, aquí no termina la cosa. Muchos propietarios examinan la oportunidad que les supone alquilar su segunda residencia a turistas, pero caen en el error de no analizarse a ellos mismos o a su propiedad. Esto es un error fatal, porque si no sabes cuáles son tus mejores atributos, puede que no los estés aprovechando al máximo. Del mismo modo, si no sabes en lo que estás fallando, nunca podrás mejorarlo o, en todo caso, compensarlo de alguna manera.

Tus propias fortalezas y debilidades

Además de preguntarte a ti mismo si puedes permitirte la inversión inicial que este tipo de negocio necesita, también tienes que considerar el tiempo que te llevará gestionarlo, entre otras cuestiones. Examinémoslas en detalle:

¿Tienes experiencia llevando un negocio?

Llevar un negocio no es moco de pavo, y tener experiencia o la posibilidad de consultar a alguien próximo que la tenga te ayudará mucho a la hora de tomar decisiones y gestionar aspectos como el trato con los huéspedes, el marketing y, básicamente, todo lo demás. Si nunca has estado al timón de un barco como este y no conoces a nadie que te pueda aconsejar a cambio de un café, podrías consultar a un profesional, al menos para que te diera las directrices de lo que tendrás que hacer legalmente. También puedes contratar a un gestor que se encargue de estas cosas por ti.

¿Conoces la industria del alquiler vacacional?

¿Sabes de qué manera funciona la economía colaborativa? No es lo mismo un negocio de cría de caballos tordos que uno en el que tengas que gestionar una propiedad y alquilarla a terceras personas. Para saber que lo que estás haciendo lo estás haciendo bien, en caso de ser nuevo en el mundillo, deberías estar al día de las tendencias y, como siempre decimos, estudiar a la competencia.

¿Tienes tiempo de formarte en los ámbitos que desconoces?

Si no quieres pagar por los consejos de un profesional, ni quieres contratar a un fotógrafo, diseñador de interiores, ni gestor, siempre puedes aprender a hacerlo tú. Hoy en día no hay nada que no puedas hacer; internet es una mina y puedes encontrar mil blogs sobre cómo gestionar tu alquiler vacacional, miles de consejos y comentarios de otros propietarios que han estado en tu misma situación alguna vez, muchísimos tutoriales sobre cómo sacar partido de tus fotografías e incluso eBooks gratuitos sobre estrategias de marketing online.

Eso sí, tienes que tener claro que adentrarte en estas aguas y salir siendo un experto te va a llevar algún tiempo. Si no lo tienes, puede que te salga más a cuenta contar con un profesional, porque querrás que tu negocio esté de punta en blanco para conseguir el mayor número de reservas ¿no?

¿Eres objetivo cuando se trata de tu propio negocio?

Uno de los errores más comunes en los propietarios principiantes es, por ejemplo, que no son lo suficientemente objetivos cuando están al mando de su propio negocio. Pregúntate si este es tu caso y, si es así, si esto está afectando negativamente a tu negocio.

¿Cuál es tu presupuesto en caso de querer contratar a un profesional?

Otra opción que puede ser interesante para ti es ponerte a hacer números y dejar una parte del presupuesto reservada para contratar a aquellos profesionales a los que tengas que recurrir. En caso de que el presupuesto no pueda cubrir el coste de un fotógrafo profesional pero sí el de un gestor para tu propiedad, tendrás que aprender a utilizar la cámara para que saque el mejor partido de las estancias de tu alquiler vacacional.

¿Qué te puede costar meter la pata?

Para aquellos propietarios que tengan tiempo de aprenderlo todo sobre su negocio y quieran tirarse a la piscina de cabeza sin contratar a ningún profesional, hay que sopesar los riesgos que esto conllevará. Seamos sinceros, es tu primer negocio y puedes equivocarte porque eres humano. La pregunta es ¿cuánto te costará este error? Si no sabes muy bien qué precio ponerle a tu propiedad, este podría ser demasiado bajo y que te haga perder dinero, o puede que esté demasiado alto y por eso no consigas muchas reservas. Esto es un problema, pero más grave es no contratar el seguro adecuado y que alguien te haga una inspección y termines teniendo que pagar una multa. Si hay algo en lo que te ves muy perdido, lo mejor será contratar a un profesional. Si dominas algunos de los aspectos que conllevan este tipo de negocio, no hará falta.

Las fortalezas y debilidades de tu propiedad

Como las características que envuelven una propiedad de alquiler vacacional pueden ser infinitas, analizar los puntos fuertes y débiles de esta puede que sea muy diferente en unos casos y en otros. No obstante, hay ciertos aspectos en los que los huéspedes suelen prestar más atención a la hora de elegir un alojamiento u otro.

La ubicación de la propiedad

En caso de ser un apartamento playero, ¿a cuántos minutos a pie está tu propiedad de la playa? Si esta se encuentra en la montaña, ¿es realmente un lugar tranquilo? ¿A cuánta distancia está la civilización? En este punto no solo hay que contemplar en qué ciudad se tiene la propiedad, aunque esto también es importante, pues tendrá más puntos de ser alquilada si está en una ciudad turística como por ejemplo Madrid o Barcelona. También tenemos que tener en cuenta lo cerca que está nuestra propiedad del centro de la ciudad, o cuánto tendrán que caminar los huéspedes para llegar al transporte público. Otro aspecto a considerar es el tipo de vecindario en el que dicha propiedad se encuentra; ¿Es seguro ir por ahí de noche? ¿Es agradable? ¿Tiene puntos de interés como comercios, cafeterías o joyas de la naturaleza?

El precio

Muchos huéspedes consideran esta característica determinante a la hora de elegir alojamiento para sus vacaciones, así que querrás ofrecerles el mejor dentro de lo posible. No te conviene ponerlo demasiado bajo porque perderás dinero y, además, podrías atraer a un tipo de huéspedes que no te convienen, pues es probable que provoquen destrozos en tu propiedad. Por otro lado, si el precio es demasiado alto, puede que te cueste conseguir reservas y termines con tu calendario vacío. O peor, con unos huéspedes que, al final de su estancia, estén decepcionados porque el precio no corresponda con el nivel de la propiedad o el servicio que esperaban. ¿Cómo saber qué precio es el correcto? Hay herramientas gratuitas que pueden ayudarte a determinarlo, pero también puedes encontrar la fórmula correcta tú mismo estudiando a la competencia y fijándote en el precio de aquellas propiedades similares que estén en tu misma zona.

Lo mejor es que tus precios sean dinámicos y suban o bajen dependiendo de las temporadas altas y bajas.

Los elementos y servicios que se ofrezcan

Cuanto más, mejor. Y cuanto mejor sean, más llamarán la atención. Siempre que te sea posible, intenta ofrecer a tus huéspedes los últimos elementos y los mejores servicios. Eso sí, hay algunos que son obligatorios si quieres que se decidan por tu alojamiento. Desde el WiFi hasta ropa de cama limpia, hay servicios mínimos que los huéspedes esperarán de cualquier alquiler vacacional en condiciones.

Si no dispones de algunos, compénsalo o dale la vuelta a la tortilla. Por ejemplo, si no tienes televisor, di que tu casa es un retiro de paz y tranquilidad en el que no querrás saber nada del mundo exterior. Si no puedes ofrecer servicio de desayuno, habla con alguna cafetería local y ofrece a tus huéspedes un precio especial por un café y unas pastitas.

El reconocimiento social del propietario

Es obvio que los huéspedes preferirán quedarse en un alojamiento en el que el propietario haya recibido buenísimas críticas de otros huéspedes. Y esto es fácil; ofréceles el mejor servicio y, al final de su estancia, pídeles que te envíen o escriban opiniones sobre tu propiedad, para luego poder publicarlas en tus redes sociales, anuncios o página web. Además, las opiniones de tus huéspedes en general son una muy buena manera de saber cuáles son las fortalezas y las debilidades de tu alquiler vacacional, ¡y siempre puedes aprender de ellas dándoles las gracias por ayudarte a mejorar!

Otra manera de hacer que tus huéspedes confíen en ti y quieran quedarse en tu alojamiento es demostrándoles que eres todo un experto en tu zona. Recomiéndales restaurantes en los que disfrutar de la cocina local, lugares que solo conocen los que han vivido allí toda su vida, etc. Puedes hacer esto mediante tus redes sociales o creándote un blog personal.

 

En definitiva, de lo que se trata es de encontrar un equilibrio entre todo esto. Si reconoces una fortaleza en tu propiedad o en el modo de gestionar tu negocio; exprímela al máximo. Si ves que tienes alguna debilidad, haz todo lo posible por mejorarla. En caso de no ser posible (por ejemplo, si la debilidad es la ubicación de tu propiedad), intenta buscar recursos para que esta no suponga un problema para tus huéspedes.or ejemplo, ofreciéndoles un par de bicicletas para que puedan plantarse en el centro de la ciudad en un abrir y cerrar de ojos.

 

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.

Más artículos
Madrid, pisos turísticos y una final de Champions, ¿qué pasó?