Leyendo:
Cómo ser un buen anfitrión: la guía del alquiler de corta estancia

Cómo ser un buen anfitrión: la guía del alquiler de corta estancia

Alquilar tus habitaciones o toda tu propiedad utilizando servicios como Airbnb, Booking.com o HomeAway no debería tomarse a la ligera.

La primera decisión importante es si querrás alquilar tu propiedad para estancias de larga o corta duración. Una estancia menor a un mes se consideraría propia de un alquiler de corta estancia, y cualquier cosa que supere ese período de tiempo es considerado de larga estancia. Tus preparativos serán distintos dependiendo del tipo de estancia que ofrezcas.

Cómo prepararte para un alquiler de corta estancia

Una estancia de corta duración puede ser tanto de unos días como de unas semanas. Sin embargo, la preparación para poder ofrecerla es similar.

Para poder llevar a cabo esta actividad con éxito y sacar beneficios sin encontrarte con problemas, tendrás que considerar y evitar ciertas cosas.

Todo lo necesario para ser un buen anfitrión

Estos son los requisitos mínimos para asegurar una buena experiencia alquilando. ¡Sin ellos irás directo al desastre!

Publicidad honesta

Asegúrate de que todo tu apartamento (o la habitación que estás alquilando) y lo que se incluye se muestran claramente al posible huésped. Dar impresiones falsas dejará al huésped muy decepcionado y posiblemente te dedique una opinión negativa. Asegúrate de que las fotografías son de alta calidad para dar mejor impresión al huésped.

Responde a sus necesidades

Los huéspedes pueden tener preguntas antes y durante su estancia. Como anfitrión tienes que estar pendiente y asistirlos con cualquier duda que les surja. Esta es una parte importante a la hora de crear la sensación de estar en casa pero fuera de ella. Los huéspedes repetidores y las opiniones positivas son esenciales y suelen depender de lo comunicativo que sea el anfitrión.

Proporciona información a los huéspedes

Los huéspedes querrán la máxima información de entrada, para decidir lo antes posible con qué alojamiento se quedan. Comunicarlo todo desde el principio también puede ahorrar sorpresas de última hora.

 

Explica todo aquello importante con antelación para que sepan exactamente qué esperar de tu propiedad y de ti. Puedes incluso utilizar plantillas de respuestas automáticas por correo electrónico para ahorrar tiempo. Deberías incluir información sobre el check-in y el check-out y sus horarios, y dejarles panfletos, mapas y listas de cosas que pueden hacer durante su estancia.

Asegura la limpieza de la propiedad antes del check-in

La limpieza de tu propiedad dice mucho acerca de ti como propietario. Antes de la llegada de tus huéspedes, tienes que asegurarte de que cada rincón está impoluto. Si tú mismo utilizas la propiedad durante ciertos períodos del año, asegúrate de no dejar ningún elemento personal para evitar pérdidas o daños. Los accidentes ocurren, y no querrás arruinar tu experiencia como anfitrión porque algún objeto de valor sentimental se haya roto o haya desaparecido.

Piensa como el encargado de un hotel

Analiza tus propias experiencias en hoteles. ¿Qué son los servicios básicos que estos suelen ofrecer? No se requiere que traigas tu propio papel higiénico, ni las sábanas o las toallas. Utiliza esto como guía, piensa como el encargado de un hotel y asegúrate de proporcionar todos los elementos esenciales a tus huéspedes.

Prepárate para una emergencia

Puede pasarles de todo a tus huéspedes durante su estancia; puede suceder una situación de emergencia tanto en tu propiedad como en la de al lado. Tus huéspedes tendrán que saber cómo gestionarla. Prepara un plan de emergencia que les muestre qué hacer si algo sucede. Esto puede incluir, por ejemplo, un mapa de evacuación. Proporciona una lista de números de teléfono de emergencias.

Todo aquello que un buen anfitrión debería considerar

Además de todo aquello considerado básico, hay extras que puede que te interese cubrir. Este pequeño esfuerzo hará que la estancia de tus huéspedes sea más agradable y puede afectar positivamente en las opiniones que dejen sobre ti.

Un sistema automatizado de check-in

Para que una experiencia en un alquiler vacacional sea exitosa se tiene que evitar que el huésped haga cualquier tipo de esfuerzo. Incluir un proceso automatizado de check-in es un modo de hacer esta etapa más fácil para ambas partes. Por ejemplo, instalando una simple cerradura automática puedes dar acceso a tus huéspedes en cualquier momento, incluso si hay un retraso en sus vuelos o encuentran demasiado tráfico inesperado.

Pide feedback adicional

No todos los huéspedes escribirán una opinión de su estancia en tu página web. Pero sin opiniones, no tendrás suficiente feedback de tu negocio. El feedback es vital para asegurarte de que estás haciendo todo lo necesario para proporcionar una buena estancia a tus huéspedes. Cualquier información que estos puedan darte puede servirte para mejorar tus servicios de cara al futuro. Tal y como hacen los hoteles, proporciona un formulario con preguntas que cubran los aspectos esenciales de una estancia, y pide a los huéspedes que lo completen antes de irse.

Ofrece mucho más que lo básico

Además de las sábanas, toallas y el papel higiénico, piensa en otros elementos que puedas proporcionar a tus huéspedes. Si es posible, estos deberían ser propios de tu zona, para que tus huéspedes puedan crear memorias únicas. Por ejemplo, puedes dejarles una botella de vino local.

Proporciona instrucciones

Para evitar que los huéspedes tengan que hacerte preguntas constantemente, proporcionales la mayor información posible desde el principio. Deja instrucciones para el uso de todo electrodoméstico u elemento en tu libro de bienvenida. ¡Puede que tu horno sea un completo misterio para tus visitas! Intenta anticiparte a las necesidades de tus huéspedes proporcionándoles todas aquellas instrucciones que podrían necesitar.

Inconvenientes que todo anfitrión debería evitar

Evitar ciertas acciones o comportamientos que pueden ser negativos para ambas partes es muy importante. Aunque no sea intencionadamente, algo que hagas puede provocar una no tan favorable opinión, y eso no es bueno para tu negocio.

Promesas que no puedas cumplir

Las fotografías de tu propiedad que subas a tu página web o anuncio tienen que reflejar el verdadero estado de tu alquiler vacacional. La publicidad engañosa está muy mal; tus huéspedes querrán aquello por lo que han pagado. Si no lo tienen, te bombardearán con quejas que afectarán a tu reputación y al futuro de tu negocio.

Visitas inesperadas

Aparecer en tu propiedad para recoger algo que te has dejado puede ser problemático. Hacerlo sin avisar previamente a tus huéspedes no está permitido y puede causar problemas. Para evitarlo, asegúrate de que tienes todo lo que necesitas de la propiedad antes de que tus próximos huéspedes hagan el check-in.

Ignorar a los huéspedes

Fallar en la comunicación con los huéspedes y no atender a sus necesidades puede dejarlos muy insatisfechos. Intenta asegurar que todo haya sido preparado para que los huéspedes no necesiten contactar contigo. Si por cualquier razón lo hacen, no los ignores.

Qué sacar de todo esto

Muchos de los preparativos necesarios para alquilar tu propiedad pueden parecer farragosos. Como anfitrión, recuerda pensar en los beneficios futuros. Los alquileres de corta estancia son un negocio muy fructífero, ¡y tener buena reputación como anfitrión valdrá la pena!


Sobre el autor

 

Roomdock es una página web para alquileres de apartamentos compartidos diseñada para satisfacer necesidades específicas de estudiantes internacionales. Como expertos en su campo, saben un par de cosas sobre alojar a huéspedes de todo el mundo.

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.

Más artículos
Cómo hacer tu alquiler vacacional más atractivo en invierno