Advertisement

Los impuestos pueden llevarse gran parte de los beneficios de tu alquiler vacacional. Incluso habiendo tenido un buen año financieramente hablando, pagar a Hacienda puede dar escalofríos. Como no hay nada que puedas hacer para evitar este gasto, hacer las deducciones debidamente puede reducir enormemente la cifra y devolverte la sonrisa.

Cada país tiene sus propias normas en cuanto al pago de los impuestos, y las deducciones dependen de la localización, así que asegúrate de informarte acerca de las normas antes de hacer la declaración anual.

¿Quieres saber qué es lo que puede desgravar en tu negocio de alquileres vacacionales en España? Echa un vistazo a esta lista.

Gastos de alquileres vacacionales: Requerimientos básicos

Como no se trata de un alquiler a largo plazo, las deducciones no serán las mismas que se le puedan aplicar a este.

Para empezar, cuando realices la declaración anual deberás diferenciar los períodos de tiempo en los que la propiedad estuvo ocupada de los que se mantuvo vacía. Esto es por que, en el estado español, cuando la casa no esté siendo alquilada no se podrá realizar ninguna reducción de los impuestos, y estos tendrán que ser pagados por el propietario en su totalidad.

1. Reparaciones, mantenimiento y limpieza

Hasta el más suertudo de los propietarios debe esperar tener algún que otro coste de reparaciones y mantenimiento. Así que, tanto si necesitas un tejado nuevo como si tienes que arreglar un baño con fugas, podrás desgravar cualquier coste de servicios de profesionales o materiales. Ten en cuenta que la limpieza de la propiedad también puede deducirse.

Ahora bien, no podrás reducir los impuestos de aquellos servicios destinados a la mejora y renovación del inmueble.

2. Seguros

Las casas de playa impresionantes y los retiros de montaña con vistas espectaculares son piezas de alquiler vacacional únicas, pero lo que cuesta asegurarlas contra desastres naturales y hurtos puede ser mucho. Añade algún otro seguro para proteger tus pertenencias en caso de accidente y, bueno, ¡con razón tus agentes te envían postales durante las navidades! Quedarte con la postal navideña es tu decisión, pero asegúrate de guardar la factura de tus seguros para el alquiler vacacional si quieres desgravar.

3. Servicios públicos e impuestos

El coste de la electricidad, internet, el agua y otros servicios esenciales para tu propiedad pueden sumar hasta llegar a las tres cifras mensuales. Añade los impuestos del estado y los de tu localidad, como el IBI y los gastos de tu comunidad, y te saldrá a cuenta hacer las deducciones pertinentes.

En cuanto a gastos tales como el impuesto de basuras, deberás contarlo solamente los meses que hayas alquilado el inmueble. Es decir, si tienes que pagar 120€ al año por esta tasa, tendrás que dividir por doce y multiplicarla por la cantidad de meses que hayas tenido el alquiler vacacional ocupado.

4. Marketing y publicidad

Elijas lo que elijas para anunciar tu alquiler vacacional, el dinero que invertirás en marketing es completamente desgravable. ¡Incluso tus mensualidades de Lodgify pueden serlo! Considera pagar uno o dos años de suscripción de Lodgify por adelantado, y no solo te ahorrarás un 20-25%, sino que te llevarás una buena deducción en los impuestos.

5. Gastos de contabilidad

Puede que hasta ahora hayas podido llevar tus cuentas únicamente con la ayuda de un lápiz y una calculadora, pero un buen gestor puede ahorrarte mucho más que tiempo. Con un profesional experto en llevar la contabilidad de tu negocio, evitarás pagar más por cometer errores de principiante y, además, amortizarás tu tiempo. Y, lo mejor; podrás desgravar sus facturas.

6. Toallas, sábanas y suministros

Puede que suene raro, pero puedes deducir incluso la cantidad de dinero que emplees en reponer este tipo de suministros, ya que se considera mantenimiento del negocio. ¡Así que asegúrate de no tirar ningún recibo!

7. Devaluación

Uno de los gastos más comunes a la hora de desgravar es la depreciación de la propiedad. Es un gasto de capital que puede empezar a deducirse desde el momento en que el alquiler vacacional está listo para acoger a huéspedes. Suele consistir en un 3% sobre el mayor valor entre lo que costó la vivienda y su valor catastral.


Una vez hayas detectado tus mayores gastos a desgravar, te será fácil entender por qué tener un registro de estos puede salvar tu negocio. Tu sistema no tiene por qué ser complicado ni sofisticado, pero sí efectivo. ¡Existen incluso herramientas gratuitas para ayudarte!

Guarda facturas, recibos y reserva todo lo relacionado con tu alquiler vacacional. Archívalos en un único lugar y considera hacer copias electrónicas de ellos. Si tienes suerte, tus dotes para la organización te serán muy útiles cuando sea el momento de pagar impuestos.

¿Qué te ha parecido este artículo?

7 gastos que los alquileres vacacionales pueden desgravar
3.2 (63.64%) 11 votes
Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.