Advertisement

Cuando empiezas tu negocio de alquileres vacacionales piensas en la decoración y los muebles que van a hacer que esté resplandeciente, en tu página web o en cómo vas a promocionar tu propiedad. Pues bien, hay tareas que no son igual de divertidas pero son tan (o más importantes) que las demás: las de limpieza y mantenimiento. Porque no es lo mismo preparar tu casa que dejar listo un piso de vacaciones para otras personas, te vamos a dar diez consejos útiles que van a hacer que tu alquiler esté de punta en blanco y te haga quedar de perlas ante tus clientes.

1. Prioriza

¿Qué deberías limpiar con más regularidad? Fácil: todo lo que sea visible. Aunque no vayas a tener huéspedes en los próximos días, tienes que asegurarte de que lo que la gente pueda ver desde fuera esté impoluto, y esto incluye jardín, ventanas y otros elementos de esta índole. Una vez dentro, tienes que repasar los básicos como suelos y otras superficies que los huéspedes vean nada más acceder a tu propiedad.

2. Haz una lista para el check-out de los huéspedes

Con esto nos referimos a que pidas a los huéspedes que repasen ciertas cosas antes de cerrar la puerta y abandonar tu propiedad después de su estancia. Ojo, no los agobies con mil tareas que les hagan sentir que están trabajando o, peor, quitándote trabajo a ti. Se trata de cosas que van a facilitar el proceso de check-out tanto a ti como a ellos, y que te permitirán ser más rápido a la hora de preparar el alquiler para otros huéspedes. Algunos elementos que puedes añadir en la lista serían: Volver a colocar los muebles que hayan sido movidos, tirar comida abierta y/o empezada de la nevera, dejar toallas en el cesto de la ropa sucia, dejar la basura en el lugar correspondiente, revisar cajones para no dejarse objetos de valor, cerrar todas las puertas y ventanas, apagar luces y desenchufar aparatos electrónicos, etc. Añade cualquier elemento específico en tu propiedad y, si los huéspedes siguen estas pautas, recuerda enviarles un email o mensaje de agradecimiento.

3. Pide un depósito que incluya una tarifa de limpieza

Siempre es recomendable pedir un depósito para cubrir posibles daños, y no está de más incluir una pequeña suma en caso de que los huéspedes no dejen tu apartamento en buenas condiciones higiénicas. Piensa que este tipo de pólizas sirven para defender tus intereses, así que está más que justificado utilizarlas si tus huéspedes no han sido responsables con tu propiedad (con más razón si les has proporcionado una lista para el momento del check-out, como ya hemos mencionado en este artículo). Y, en caso de no devolver el depósito o parte de él, adjunta y envía fotografías de los desperfectos para justificarlo.

4. Pásate al lado ecológico

¿Por qué no ayudar al ecosistema? El planeta tierra te lo agradecerá, y ganarás puntos entre tus huéspedes al preocuparte por el medio ambiente y hacer algo al respecto. Puedes hacer varias cosas para que la limpieza y el mantenimiento de tu alquiler sean ecológicos, como poner a disposición de tus huéspedes productos de limpieza que no contaminen y sean mayormente naturales. También puedes proporcionarles un cubo para la basura con separadores, o varios cubos para separar los desperdicios. Punto extra: ayúdalos a reciclar haciendo una lista de cosas que van en cada uno de esos cubos.

5. Ten contacto directo con el encargado de la limpieza

En caso de no llevar a cabo la limpieza de tu alquiler vacacional personalmente, asegúrate de hablar directamente con el profesional o empresa que lo haga; hazles saber en qué áreas deben prestar especial atención, cómo tienen que dejar los muebles, en qué armario va cada cosa y cómo se disponen otros elementos. Solventa cualquier duda que puedan tener sobre la limpieza y el mantenimiento de tu propiedad, para que no hayan piedras que se queden por el camino.

6. Ten en mente la limpieza cuando estés amueblando

Anticípate a los acontecimientos y piensa en qué tiene más posibilidades de ensuciarse, o cuáles son aquellas cosas que van a necesitar más mantenimiento (y que, en la medida de lo posible, querrás evitar). Por ejemplo, no añadas muchos chismes pequeños durante la decoración de tu piso, porque se llenarán de polvo y será farragoso tener que limpiarlos cada dos por tres. Utiliza también elementos que protejan tus muebles y/o superficies, como cubremesas o fundas impermeables para los colchones.

7. Haz que la limpieza pase desapercibida

Que el huésped no note ni piense en la limpieza de tu propiedad es tu objetivo. No querrás que tus huéspedes no puedan disfrutar de las impresionantes vistas o los estilosos cuadros que has añadido por culpa del olor a rancio de tu alfombra. No hagas que tengan un mal recuerdo de ti solo por esa mancha en el suelo o esa cafetera a la que no le has quitado la grasa. Estudios recientes aseguran que la limpieza es uno de los motivos principales de quejas entre huéspedes, que no dudarán en añadir una mala opinión de tu propiedad en internet si hay algún problema en este aspecto.

¿Qué puedes hacer en el caso de que SÍ te hayas dejado algo sucio? Si los huéspedes te notifican algún problema de limpieza o mantenimiento, actúa lo antes posible. Y si la cosa llega a internet y recibes una mala crítica, respira hondo y responde de la mejor manera posible.

8. Lleva a cabo una limpieza a fondo al menos dos veces al año

Cuando tu temporada alta empiece o termine, haz un repaso a fondo en la limpieza y el mantenimiento de tu propiedad. Hay muchas cosas que se tienen que revisar de manera regular, aunque con menos regularidad que otras más visibles. Piensa a lo grande e incluye cosas como las juntas en las baldosas del baño o el sistema de riego del jardín, el interior de todos los cajones y el posible goteo de algún grifo. En estos repasos generales nada estará de más, y en Lodgify hemos creado una lista de esos elementos a los que tienes que prestar atención durante estas limpiezas a fondo.

9. Piensa en clave de futuro

Inspecciona todas aquellas cosas que están en buenas condiciones por ahora, pero que necesitarán ser reemplazadas a corto o medio plazo. De este modo, habrá menos inversiones que te pillen de improvisto, y podrás dedicar el presupuesto necesario para ahorrarte estrés. ¡Anticípate y vencerás!

10. Prepara la casa para períodos sin reservas

Para ahorrarte trabajo en el futuro, prepara la casa cada vez que vaya a quedarse vacía por unos días. ¿A qué nos referimos? A reemplazar toda la ropa de cama, telas y toallas que tengan que lavarse, para evitar la acumulación de bacterias que puedan contener. O vaciar la nevera para que nada pueda estropearse en su interior, dejar las camas sin sábanas y desenchufar todos los aparatos electrónicos (¡aunque estén apagados siguen consumiendo energía!).

¿Necesitas ayuda en otros aspectos de tu negocio de alquileres vacacionales? Lodgify no es sólo un software que te hará la vida de propietario más fácil; nuestro equipo siempre está pensando en artículos que te puedan ser útiles e incluso tenemos eBooks que explican cómo gestionar tu negocio.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Cosas a tener en cuenta para la limpieza de tu alquiler vacacional
Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 14 días.