Advertisement

Lo más triste de amueblar tu alquiler vacacional es el darte cuenta de que, desafortunadamente, la mayoría esos elementos esenciales no durarán para siempre.

Adivinar la esperanza de vida de las inversiones de mayor coste (como por ejemplo muebles principales o electrodomésticos grandes) puede ser complicado. En tu propia casa les das un uso diario y eres cuidadoso, pero en tu alquiler vacacional puede que no se les dé el mismo trato y que se utilicen en menor medida.

Para evitar malas opiniones por parte de tus huéspedes, tu alquiler vacacional debería ofrecer lo mejor en cuanto a comodidad, limpieza y conveniencia. Para satisfacer las expectativas, llegará un momento en el que tendrás que revisar la calidad de tu alquiler vacacional y realizar algunas mejoras si estas se precisan.

Echemos un vistazo a todo lo que hay que revisar en tu alquiler vacacional y con qué frecuencia es necesario hacerlo.

Frigorífico

Un frigorífico es uno de esos electrodomésticos que todos damos por hecho y, comparado con otros elementos de la casa, suelen durar mucho y necesitar poco mantenimiento. Sin embargo, al ser lo más importante en la cocina de cualquier alquiler vacacional, tienes que asegurarte de que funcione correctamente para tus huéspedes.

Según Central Electric Cooperative Inc., la mayoría de frigoríficos pueden llegar a durar unos diez o veinte años. Si les ocurre algo y solamente tienen ocho años, probablemente sea muy recomendable repararlo. No obstante, si ya lleva más de quince años en este mundo, lo mejor es que lo reemplaces por uno nuevo.

Hay muchas señales que indican que un frigorífico necesita ser reemplazado. Por ejemplo, si hay condensación o hielo, o si el motor está continuamente en marcha y haciendo ruido. Hasta la ineficiencia puede ser un factor decisivo para cambiar a un nuevo modelo. Si tu frigorífico se acerca a los diez años, revísalo regularmente para asegurarte de que sigue manteniendo los alimentos frescos. Ah, y también es importante limpiarlo cada vez que un huésped abandone la propiedad.

Lavadora

Si proporcionas servicio de lavadora en tu alquiler vacacional, lo más probable es que tus huéspedes la utilicen. Informes del consumidor afirman que la esperanza de vida media de una lavadora ronda los 10 años.

Hay numerosas pistas que pueden indicar que tu lavadora necesita mejoras. Puede que sea un fuerte olor a humedad que salga del interior (incluso estando limpia) o un escape de agua debido a una fisura en el tubo. Igual que con los frigoríficos, la eficiencia energética también puede ser clave cuando se consideren las opciones de repararla o reemplazarla por un modelo mejor. Según Energy Star, una nueva lavadora-secadora con garantía de potencia puede ser una opción más sostenible, ya que llega a ahorrar 11.000 litros de agua al año usando el 25% menos de energía.

Sábanas y toallas

La calidad de las sábanas y toallas que proporciones en tu alquiler vacacional puede tener mucho peso cuando recibas una opinión de algún huésped, y puede ser un factor decisivo que anime a algunos de ellos a volver a tu propiedad o no.

Al contrario que en tu propia casa, donde se suele cambiar la ropa de cama cada semana, los propietarios de alquileres de cortas estancias tienen que lavar las sábanas cada vez que un huésped abandona su propiedad, incluso si solo las han utilizado una noche. En consecuencia, la longevidad de dichas sábanas puede reducirse sustancialmente. Proporcionar ropa de cama suave y toallas de tacto agradable es un método buenísimo para conseguir que tu huésped esté satisfecho. Pero, ¿cómo puedes saber si tus sábanas necesitan ser renovadas?

Nos hemos puesto en contacto con la experta en el tema Alanna Shroeder (fundadora de The Distinguished Guest) para que nos dé algunos consejos:

“Nosotros siempre sugerimos que las sábanas y las toallas sean reemplazadas como mínimo cada dos años, si no antes. Nuestra recomendación es que los propietarios de alquileres vacacionales tengan un mínimo de dos sets de ropa de cama por cada cama, y dos sets de toallas de baño y playa por cada huésped. Hay que revisarlas después de cada estancia en busca de manchas, zonas deshilachadas o cualquier otro problema que pueda indicar que necesitan ser sustituidas por unas nuevas.”

Colchones

En vez de comparar tu alquiler vacacional con tu propia casa, cuando estés pensando en los colchones deberías considerarlo más bien un pequeño hotel. Los hoteles de alto standing suelen renovar sus colchones cada tres o cinco años, pero los establecimientos más pequeños pueden conservarlos hasta diez. La cuestión aquí es: ¿tu colchón sigue haciendo su trabajo?

Los viajeros se van de vacaciones para escapar de su vida diaria y, en muchas ocasiones, para relajarse. Si los colchones de tu alquiler vacacional tienen bultos, manchas, surcos o unos muelles ruidosos; necesitan ser reemplazados por unos nuevos. Es recomendable girar verticalmente los colchones de tu propiedad para que duren más tiempo (es decir, poner la parte de la cabeza en la de los pies y viceversa).

MattressOnline afirma que girar de este modo el colchón cada tres meses ayuda a proporcionar un nivel consistente de apoyo y comodidad, y evita que se produzcan surcos con tanta facilidad. Si tu colchón es, además, de doble cara, puedes darle la vuelta dos veces al año. Si tu alquiler vacacional se usa por cortos períodos de tiempo (por ejemplo, durante la temporada alta de tu zona), no es necesaria tanta rotación.

Almohadas y cojines

A diferencia de los hoteles, los alquileres vacacionales no suelen ofrecer un menú de almohadas para que los huéspedes elijan la que más les guste. Sin embargo, sí que deberías proponerte el ofrecer una variedad de cojines y almohadas más y menos blandos para satisfacer las distintas preferencias.

Pero ¿cómo saber cuándo es el momento de renovarlos? Kris Beck de Hilton Worldwide afirma que los cojines sintéticos duran alrededor de 18 y 24 meses cuando se lavan cuidadosamente, mientras que una almohada de plumas puede llegar a durar hasta 36 meses.

Para prolongar la vida de los cojines de tu propiedad y mantener unos estándares de limpieza e higiene, se deben utilizar protectores bajo las fundas, para añadir una capa extra.

“No hay necesidad de lavar las almohadas cada vez que alguien duerma en ellas si utilizas un protector de almohadas y una funda encima de este”, comenta Heather Bayer en su episodio de podcast, Polarizing Vacation Rental Arguments – My Take On Them.

“Hay que lavar la funda cada vez que se utilice, pero el protector de almohada puede limpiarse cada par o tres de semanas”, añade.

Cortinas y/o persianas

Sin importar qué tipo de complemento le hayas puesto a las ventanas de tu alquiler vacacional, su uso frecuente hará que, inevitablemente, se desgaste y rompa. En algún momento tus cortinas y persianas empezarán a mostrar los signos de la edad y tendrás que cambiarlas.

¿Cómo puedes saber si es momento de llamar a un profesional? Blinds & Designs, con sede en San Francisco, comparte con nosotros las cinco preguntas que deberías hacerte acerca de tu propiedad:

  1. ¿Suben y bajan como deberían?
  2. ¿Los listones están dañados o la tela está descolorida?
  3. ¿Tienes cuerdas descolgadas?
  4. ¿Es fácilmente alcanzable?
  5. ¿Todavía tienes la misma decoración en tu casa?

Antes de que cualquiera de estas cuestiones suponga un problema o un peligro (por ejemplo con las cuerdas descolgadas), deberías hacer mejoras. Blinds.com asegura que la mayoría de la gente renueva sus cortinas y persianas cada siete u ocho años. Inspecciona las tuyas regularmente cada vez que limpies a fondo tu propiedad, y actúa en consecuencia a lo que te encuentres.

Exteriores

Cuando se trata de mantener el exterior de tu alquiler vacacional atractivo y listo para tus próximos huéspedes, no hay únicamente unas reglas sobre cada cuánto hay que ir renovando, actualizando y mejorando.

Algunos expertos recomiendan pintar el exterior de la casa cada diez años. Sin embargo, esto puede variar dependiendo del tipo de acabado que tenga tu alquiler vacacional.

Por ejemplo, para madera es recomendable hacerlo cada tres o siete años, para aluminio y cemento cinco u seis, y para materiales más nuevos (como por ejemplo conglomerado) puede llegar a los 10 o 15 años en perfecto estado. Sea cual sea el material del que esté hecho tu propiedad, siempre puedes renovarlo antes si es necesario o si quieres mejorar la imagen de tu alquiler vacacional.

El flujo de los huéspedes, la longitud de las ocupaciones, el clima y, en desafortunados casos, los daños en la propiedad, reducirán la esperanza de vida de algunos de los elementos de tu alquiler vacacional. Además, ¡este tipo de renovaciones son esenciales para que tu propiedad siga siendo competitiva y esté a la última en cuanto a tendencias del mercado!

¿Qué te ha parecido este artículo?

¿Cuándo es el momento oportuno para renovar tu alquiler vacacional?
1.4 (27.78%) 18 votes
Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.