Leyendo:
5 consejos para la seguridad del WiFi en tu alquiler turístico

5 consejos para la seguridad del WiFi en tu alquiler turístico

El WiFi es uno de esos servicios que son obligatorios en todo alquiler turístico que se precie…o que simplemente quiera recibir reservas. ¡Es más popular que el lavavajillas y la televisión de pago!

Todo viajero esperará que en su alojamiento se pueda navegar por internet sin problema, y por eso tendrás que proporcionarles este servicio y, por tu propia seguridad y la de los huéspedes, hacer todo lo posible para que se haga un buen uso de él. Es decir, un uso legal.

Instalar WiFi en tu alquiler vacacional siempre conlleva el riesgo de que los huéspedes u otras personas hagan un mal uso de él, y que este mal uso te dé problemas a ti y a tu bolsillo. ¿Es un riesgo que hay que correr? Sí, todos los negocios tienen que asumirlo. Ahora bien, si sabes cómo proporcionar una señal de WiFi segura, nada tiene porqué salir mal. ¡Y no tienes que ser un experto en tecnología u ordenadores para conseguirlo!

Sigue estos sencillos pasos para que tu WiFi esté siempre a salvo y sea segura para los demás.

Para empezar, tendrás que saber acceder al panel de configuración de tu router, pues la mayoría de consejos que te vamos a dar tienen que ver con el funcionamiento interno de este.

Para ello, deberás conectar uno de tus dispositivos al router con un cable y, a continuación, introducir la dirección IP de este en cualquier buscador de internet (debería ser algo parecido a 192.168.0.1, aunque lo mejor será llamar a tu proveedor de internet para consultarlo). Una vez aquí, ya podrás hacer los cambios pertinentes para asegurar el WiFi de tu alquiler vacacional.

Cambia las contraseñas

Las contraseñas que vienen de serie no suelen ser las más seguras, ni las más sencillas de recordar (puesto que no las has elegido tú). Para mejorar tus contraseñas, accede al panel de control del router tal y como explicamos en el apartado anterior y elige una que combine números, letras, minúsculas y mayúsculas. ¡Y evita utilizar información personal como tu cumpleaños o el nombre de tu perro!

Aunque parezca obvio, tener una contraseña insegura es el principal problema de las redes inalámbricas en las empresas, y por eso reciben más ataques y conexiones de usuarios que no son ni trabajadores ni clientes.

Pon otro nombre a tu red

Esto no hará que tus huéspedes utilicen tu red de manera más segura, ni que esta sea mejor para todos, pero sí que ayudará a que sea fácilmente reconocible por todos aquellos que se queden en tu propiedad.

Poner un nombre a tu red de WiFi que tenga que ver con tu marca, tu propiedad o tu negocio ayudará a diferenciar tu red de las demás, además de proporcionar una imagen mucho más coherente y corporativa. Para que no haya huéspedes desesperados por no encontrar la red de tu propiedad, cambia el nombre de esta por algo más fácil de teclear (las de serie suelen ser tediosamente largas y complicadas). ¡Y no, esto no hará que sea menos segura!

Router: protégelo y actualízalo

Sabemos que el lugar más común para dejar el router es en la mesa del televisor o cerca del ordenador, y eso está bien para tu residencia, pero no para tu alquiler vacacional.

Si guardas el router en otro lugar, fuera de la vista de los huéspedes o cualquier invitado de estos, evitarás que lo toquen. Es tan simple como esto, ya sea para ahorrarse un mal uso del aparato o uso negligente (la mayoría de veces en las que hay un problema con el internet de un dispositivo, lo primero que se hace es echar mano del router).

Puedes cerrarlo con llave en un cajón o en una caja que cierre con un código (en caso de que, por una emergencia, los huéspedes tengan que acceder a él). Si lo haces, también estarás evitando que algún fisgón robe datos de otros huéspedes y espíe sus actividades en la red.

Igual de importante es mantener tu router actualizado, ya que las actualizaciones sirven para mejorar los sistemas de seguridad. Los hackers suelen buscar y buscar hasta encontrar la rendija por la que colarse en una red ajena; las actualizaciones sirven para poner un tapón a esa rendija e ir protegiendo a los usuarios. ¿No sabes si hay una actualización disponible para tu router? Consúltalo en el panel de configuración.

Establece reglas para el uso de internet en tu propiedad

Las reglas no son plato de buen gusto para aquellos viajeros que lo que quiere es, precisamente, relajarse y no hacer nada que suponga prestar un poco de atención. Sin embargo, si no las pones de cara al uso de tu WiFi, los huéspedes más pícaros pueden, por ejemplo, descargarse material ilegal en nombre de tu red de internet. Es decir, en tu nombre. Dependiendo del país en el que se encuentre tu propiedad, estas prácticas suponen una multa mayor o menor.

Hay muchas situaciones relacionadas con el WiFi de tu propiedad que se pueden torcer, es por eso que debes establecer algunas restricciones en cuanto al internet. Estas pueden incluirse en tus normas del alquiler vacacional, y especificar que cualquiera que descargue contenido ilegal a través de la red del alojamiento tendrá que pagar la multa pertinente, o que cualquier huésped que supere los 12.5GB semanales deberá pagar un incremento en la tarifa final.

Separa tu red de la de los huéspedes

Cuando compartes tu propia red con tus huéspedes, esta no solo irá a menor velocidad, sino que correrás el riesgo de que, si alguien hace un mal uso de una red, esta red sea la tuya (pues es la única que habrá). Muchas empresas no se molestan en separar la red de conexión interna de la de los clientes, y esto hace que los recursos internos sean fácilmente atacados y hackeados.

Para protegerte a ti mismo y reducir el riesgo de posibles problemas derivados de tener internet en tu alquiler turístico, crea una red WiFi únicamente para tus huéspedes y cambia la contraseña cada vez que alguien abandone la propiedad (tal y como te hemos enseñado al principio de este artículo) y/o desconéctala cuando no haya nadie en el alojamiento. De este modo, reducirás las posibilidades de que usuarios no autorizados se aprovechen de la señal.

Si haces esto, también podrás limitar el uso mensual o semanal para asegurarte de que los huéspedes lo respetan.

Poniendo en práctica todos estos consejos, podrás ofrecer una red de WiFi segura para tus huéspedes y conseguir que tú también estés fuera de peligro de ataques cibernéticos o fisgones de la red. 

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.

Más artículos
Comida en el alquiler vacacional: ¿la clave del éxito?