Leyendo:
Cómo escoger la tarifa óptima para tu alquiler vacacional
Cómo escoger las tarifas para un piso turístico

Cómo escoger la tarifa óptima para tu alquiler vacacional

Pocas cosas son tan difíciles como dar con el precio adecuado para tu alojamiento cuando aún estás dando tus primeros pasos en el mundillo. Si no tienes un punto de referencia, ¿cómo vas a saber cuánto es razonable cobrar?

Lo más probable es que acabes pidiendo o muy poco o demasiado. Si subestimas el valor de lo que ofreces, no solo estarás perdiendo dinero, sino que aumentarás las posibilidades de topar con huéspedes problemáticos.

Por otro lado, si cobras demasiado, los viajeros seguramente se sentirán decepcionados con la experiencia y lo reflejarán mediante reseñas negativas. Eso en el mejor de los casos; en el peor, ni siquiera encontrarás a nadie que pague lo que pides.


¿No ves el formulario para descargarte la calculadora? Haz clic aquí.

Este artículo te permitirá evitar estos problemas tan comunes. Sigue leyendo para descubrir nuestros mejores consejos, o si lo prefieres, échale un vistazo a nuestro último webinar sobre cómo definir el precio ideal para tu alquiler vacacional.

1. Sigue una estrategia de precios

Antes de nada, es muy importante que planifiques una estrategia que tenga en cuenta las características de tu propiedad, el mercado local y las fluctuaciones en la demanda. Todos querríamos poder poner un precio y olvidarnos, pero desgraciadamente no funciona así.

Estrategia de precios para alquiler vacacional

Quizás quieras probar las aguas antes de lanzarte a la piscina, en cuyo caso puedes optar por un precio basado en tus costes que te permita alcanzar la rentabilidad deseada.

Si por el contrario buscas ir a por todas desde el principio, quizás te interese basarte en la competencia para poner un precio inferior al suyo, con la idea de ganar notoriedad y fidelizar a clientes a costa de no tener mucha rentabilidad durante un tiempo.

2. Reduce tus costes

Muchos anfitriones primerizos subestiman lo caro que puede ser mantener un alojamiento turístico, o tienen expectativas poco realistas sobre cuánto van a ganar al principio.

Pocos se olvidan del coste de la hipoteca, los impuestos o los suministros, pero también hay que tener en cuenta el gasto que supone limpiar la propiedad, arreglar el césped o lidiar con derramas inesperadas.

¿Qué harás si tienes que cambiar el frigorífico, eliminar humedades o repintar la fachada? Destinar una pequeña parte del precio a un fondo de provisiones te permitirá tener un colchón al que recurrir cuando haya gastos extraordinarios.

Una parte importante del presupuesto inicial suele destinarse a amueblar la propiedad. Comprar mobiliario de alta calidad puede resultar tentador, pero no siempre es lo más adecuado. Ten en cuenta que los alquileres vacacionales sufren más desgaste que una casa normal y, según tu clientela, quizás no valga la pena invertir más de la cuenta.

3. Investiga a fondo

Date una vuelta por las plataformas de alquiler vacacional más importantes para hacerte una idea de cómo está el mercado por tu zona. ¿Cuál es la media de precios? ¿Cuántos anuncios hay publicados?

Competencia alquiler vacacional

Fíjate en los servicios que ofrece la competencia y presta atención a su ubicación. Piensa que tener una habitación más de lo normal o contar con vistas al mar pueden ser sinónimo de ganar 100 o 200 € más a la semana. Haz un hábito de rastrear el mercado y pronto te darás cuenta de cuánto es razonable pedir por pasar una noche en tu alojamiento.

4. Diferénciate de la competencia

Asegúrate de tener siempre controlados los anuncios de tus competidores más directos.

Piensa que para un usuario de Airbnb, tu alojamiento es uno entre mil con las mismas características. ¿Cómo vas a convencerle de que debe escoger el tuyo?

La estrategia más obvia es intentar ofrecer un precio más bajo que el resto, pero no siempre es la adecuada.

Busca tu ventaja competitiva, conocida también como USP (Unique Selling Proposition). Si buscas diferenciarte por el precio, no hay problema con seguir la estrategia que acabamos de mencionar. Sí, tus márgenes serán menores, pero aumentarás rápidamente tu volumen de reservas.

Ahora bien, ¿qué pasa si buscas enfocar tu alojamiento a un mercado más premium? Necesitarás ofrecer un producto superior al resto, algo que haga tu propuesta de valor única en el mercado.

Podrías destacar por incluir el desayuno, por ofrecer check-in 24h, por estar en pleno centro o por tener una piscina infinita. Sea por lo que sea, necesitarás encontrar algo que te diferencie de la competencia.

5. Prepárate para la temporada alta

La mayoría de alquileres vacacionales tienen una temporada alta durante la que pueden subir los precios notablemente. Para que te hagas una idea, no es raro que la tarifa por alojarse una semana sea equivalente a un mes de la hipoteca de la propiedad.

Precios de temporada alta en un alquiler vacacional

A veces, la temporada alta también se hace notar antes de que llegue, pues muchos anfitriones deciden bajar los precios antes y después, con el objetivo de tentar a aquellos que quizás no están dispuestos a pagar los precios de la estación turística.

¿Quieres saber más sobre este tema? Asegúrate de leer nuestro último informe con los mejores consejos de los anfitriones para la temporada alta.

6. No esperes un 100% de ocupación

Alcanzar la plena ocupación es muy difícil, incluso en las zonas más turísticas.

Por norma general, en un negocio que funcione bien, puedes esperar una tasa de ocupación alrededor del 85%. Ten en cuenta que ésta se calcula teniendo en cuenta únicamente el tiempo que la hayas tenido la propiedad abierta al público, así que si solo la alquilas de Junio a Septiembre (18 semanas), puedes esperar 5 semanas sin huéspedes.

7. Prueba una herramienta de precios dinámicos

Los precios dinámicos son una auténtica bicoca para los gestores de múltiples propiedades.

Precios dinámicos para alquiler turístico

Herramientas como Beyond o PriceLabs utilizan técnicas de machine learning y el big data para ajustar los precios en tiempo real de cuantos alojamientos tengas, basándose en datos de ocupación, ubicación o métricas como el ADR y el RevPAR.

Estos software son especialmente útiles para optimizar la tasa de ocupación de tu alojamiento, ya que mueven los precios de forma similar a como hacen las aerolíneas. Si hay mucha demanda, podrás sacarle el máximo provecho, mientras que si casi nadie se interesa, al menos conseguirás que el inmueble no se quede vacío (siempre y cuando te salga rentable).

8. Ofrece descuentos y promociones

Las ofertas han sido siempre una de las formas más efectivas de movilizar al cliente potencial, y el sector del alquiler vacacional no es una excepción.

Ahora bien, ten cuidado. No bajes los precios a lo loco; ten siempre en cuenta tu umbral mínimo de rentabilidad (el precio por debajo del cual ya no te compensa alquilar) y no lo sobrepases.

9. Fideliza a tus clientes

A veces, la clave no está en aumentar el número de clientes nuevos, sino en conseguir que aquellos que ya han elegido tu alojamiento decidan hacerlo de nuevo.

Según Harvard Business Review, conseguir clientes nuevos es un 25% más caro que hacer que los antiguos repitan, y además, estos últimos suelen gastar más que la primera vez.

Existen muchas formas de fidelizar. Una opción es ofrecer un incentivo para las estancias realizadas dentro de los 6 meses siguientes al check-out. Si tienes una página web propia, puedes proponer a tus huéspedes que la utilicen para reservar la próxima vez, ahorrándose de esa manera las comisiones de Airbnb y compañía.

Conclusiones

Como ya habrás comprobado, existe una gran cantidad de aspectos que se deben tener en cuenta al fijar el precio de un alojamiento. Al final del día, la clave está en planear y experimentar, ver qué funciona y qué no. Siempre y cuando mantengas cierto nivel de rentabilidad, ¡no hay de qué preocuparse!

¿Te ha resultado útil este artículo? Háznoslo saber en los comentarios.


¿No ves el formulario para descargarte la calculadora? Haz clic aquí.

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.