Advertisement

¿Cuántas veces has oído eso de “a mi eso de quedarme en casa de otro no me hace mucha gracia…prefiero ir a un hotel”? Es cierto, la experiencia que los huéspedes viven en hoteles y alquileres vacacionales es diferente, pero esa diferencia no significa que una opción sea mejor o peor que la otra.

Hay muchos mitos sobre el sector de los alquileres vacacionales que dan mala fama a esta industria, tachandola de promover la economía sumergida o de aumentar el número de turistas en las ciudades españolas.

La realidad es que, el aumento de turistas en la península ibérica viene dado más bien por la caída en picado de las ofertas turísticas en lugares como Túnez, Turquía y Egipto. Por otro lado, la proliferación de pisos turísticos ilegales tiene más que ver con la confusa y cambiante legislación de cada comunidad autónoma que, además, está sufriendo más cambios en los últimos días.

Sea como sea, hoy os enseñaremos cómo despejar la mente de prejuicios a tus huéspedes y presentarles tu magnífico negocio.

Los huéspedes más tradicionales suelen buscar la seguridad y el servicio de calidad que creen que solo encontrarán en un hotel, y prefieren sacrificar todas las ventajas que un alquiler vacacional podría darles. Pero, ¿y si pudieran tenerlo todo? ¿Y si pudieran sentirse seguros teniendo una estancia de cinco estrellas que sea a la vez acogedora como un hogar y multiplique su experiencia en un lugar nuevo? ¡Tú puedes cumplir sus sueños! Solo tienes que ofrecerles aquellos detalles que tanto les gustan de los hoteles y comunicarte bien a través de tu página web o tus anuncios.

Sigue leyendo para conocer los sencillos pasos que te ayudarán a atraer a los viajeros más tradicionales que nunca se han atrevido a reservar en un alquiler vacacional.

Ofrece los servicios de los hoteles de cinco estrellas

Tienes que cambiar el chip: no estás trabajando para decorar ni añadir elementos a tu casa, ¡lo haces para dejar listo un alojamiento vacacional!

Asegúrate de que tu huésped podrá comparar la experiencia que viva en tu propiedad con la de un hotel de lujo. Eso significa proporcionar los pequeños detalles que marcan la diferencia, como por ejemplo artículos de baño en tamaño pequeño.

Porque, imagínate que viajas a la propiedad de alguien y te encuentras un bote grande de gel de ducha que ya está medio vacío. ¿Te daría mala impresión, no?

Por otro lado, proporcionar botes de plástico pequeños a cada uno de los huéspedes que pasen por tu alojamiento puede resultar poco ecológico, así que también puedes estudiar otras opciones travel-size como por ejemplo botes que se puedan reutilizar, que sean biodegradables o incluso jabones sólidos.

También puedes ofrecer otras cosas, como por ejemplo una silla destinada únicamente para dejar la maleta abierta o zapatillas de tela para andar por casa.

Otra cosa a considerar es la calidad de los elementos en los que inviertas; cuanto mejor sean, más van a durar intactos. Por ejemplo, con la ropa de cama y las toallas podrás marcar la diferencia. Son cosas que los huéspedes van a utilizar y, obviamente, esperan que estén en perfecto estado. Como tendrás que lavarlas repetidas veces, es mejor que te hagas con unas que sean de alta calidad, porque a la larga te saldrá mejor.

¡Ah! Y, si quieres evitar esas manchas de maquillaje que tan difíciles son de limpiar en las toallas y fundas de almohadas, déjales unas toallitas desmaquillantes individuales. ¡A ellos les parecerá un detallazo y tú te ahorrarás sorpresas!

Y recuerda, ¡si todo se ve impoluto, los huéspedes serán más propensos a tener cuidado!

Amortiza la “comodidad del hogar” y la paz de tu propiedad

Una cosa con la que los hoteles no pueden competir contra los alquileres vacacionales es la sensación hogareña que estos últimos pueden ofrecer. Cuando redactes los anuncios para promocionar tu propiedad (tanto en tu web como en otros canales) remarca esta calidez que tu alojamiento les puede proporcionar.

Además, asegúrate de vender la estancia como una experiencia turística pero sin turistas. Es decir, explica que les estás ofreciendo unas vacaciones sin la masificación de otros viajeros (tanto si tu alojamiento es una casa como si está en un edificio del centro de la ciudad). Promociona tu alquiler vacacional como un “retiro espiritual”, o un lugar para desconectar de todos teniendo la privacidad que no te da un hotel con más huéspedes.  

También puedes hacer apetecible el hecho de poder cocinar en tu alquiler vacacional. Háblales de los mercados de comida orgánica o de las tiendas a las que todos los residentes van a comprar fruta, verdura, carne y el mejor pan de la ciudad. ¡Les entrarán unas ganas locas de cocinar!

Saca a relucir la personalidad de tu alquiler vacacional

Los hoteles pueden ser bonitos, limpios y muy correctos, pero nunca tendrán la personalidad que puede ofrecer una casa vacacional: tanto por las características arquitectónicas como por la situación o las historias que haya vivido y que se vean a través de la decoración minuciosamente elegida.

Cuando expongas tu propiedad en tu página web o en los anuncios de cualquier canal a través de fotografías, asegúrate de mostrar todo lo que hace que tu alquiler vacacional sea único.

Intenta unir profesionalidad con originalidad y, además, darle ese toque que no tiene una empresa de muchos trabajadores. Por ejemplo, permíteles reciclar, o pon libros a su disposición que tú mismo has leído y recomiendas.

Resalta la adaptabilidad de tus servicios

Esto es importante para aquellos huéspedes que necesiten servicios especiales, o aquellos que viajen en familia. Porque, todos sabemos que los hoteles pueden no ser lo más cómodo para ir con niños, sobretodo si estos tienen que entretenerse solos cuando los adultos estén ocupados o tengan que pasar tiempo en el alojamiento. En este caso, puedes enumerar todo aquello que tu propiedad ofrece para el disfrute de los más pequeños: libros para colorear, juegos, un jardín en el que vivir aventuras.

Si incluyes servicios como el desayuno, también puedes ofrecer la posibilidad de proporcionar opciones sin gluten, sin lactosa, veganas o adaptadas a cualquier alergia que tus huéspedes puedan tener.

Y, si te es posible, puedes preparar tu propiedad para aquellos huéspedes con movilidad reducida, y asegurarte de decirlo en la descripción del alojamiento.

Demuestra que eres de fiar

Uno de los mayores miedos que hacen que un huésped descarte la opción de reservar alojamiento en un alquiler vacacional es no sentirse seguros en una casa vacacional de un particular. La seguridad que les da una empresa y la inseguridad que les provoca un individual del que no saben nada hacen que ni siquiera se planteen quedarse en un piso turístico, así que tu trabajo aquí es convencerles de que no tienen nada que temer. Los alquileres vacacionales suelen tener una tarifa inferior a la de un hotel, y por eso muchos huéspedes desconfían. Es más, hay ciertos elementos de los que este tipo de huésped huye por miedo a caer en un fraude y perder dinero.

Demuéstrales que tu alquiler vacacional es tan seguro como cualquier hotel de lujo poniendo en práctica estos consejos:

Una descripción bien redactada

Una buena sintaxis y la ausencia de faltas de ortografía son esenciales para que el propietario del alquiler vacacional tenga una mínima credibilidad. Es más, un anuncio mal redactado es uno de los elementos en común de muchos estafadores, ¡así que cuidado con dar la imagen equivocada!

No te cortes con las imágenes

Muestra todos los rincones de tu propiedad, para que el huésped sepa lo que está pagando y no tenga la impresión de que les estás escondiendo nada. Incluso podrías grabar un vídeo haciendo un tour desde la entrada hasta el final de la casa, pasando por todas y cada una de las habitaciones. También puedes aparecer tú en el vídeo, para hacerlo más cercano y para que vean que detrás de tu negocio hay una persona real.

Ofrece tu número de teléfono

El poder hablar con el propietario hace que muchos huéspedes se queden más tranquilos a la hora de reservar alojamiento. Eso sí, si pones a su disposición tu número de teléfono, asegúrate de estar al tanto por si te llama algún huésped.

Utiliza Google Street Views

Muchos fraudes pasan por anunciar propiedades que en realidad no existen, aunque en la descripción se incluyan fotografías y demás. Si quieres que no haya la menor duda sobre la existencia de tu propiedad, añade un enlace que vaya al Google Street View de esta, y añade una fotografía en la que se vean los elementos que aparecen en la vista aérea.

Prepara un contrato

Pon todas tus cartas sobre la mesa y protégete a ti mismo y a tu huésped. Ofreciendo un contrato estarás demostrando la legalidad de tu negocio a la vez que proporcionarás una base para tener una estancia totalmente segura y cubierta.

Proporciona un método de pago seguro

Este es el paso que más miedo da: desembolsar el presupuesto del viaje. No te la juegues y opta por ofrecer el método de pago más seguro, si no quieres que los huéspedes eviten tu propiedad por dudar. Este suelen ser las tarjetas de crédito a través de páginas web seguras.

Hazte con una página web profesional

Si tu sitio web es profesional, el huésped verá que te tomas las molestias pertinentes para ofrecer el mejor servicio y que, en efecto, no eres un estafador que quiere llevarse su dinero. Asegúrate de mostrar todas las opiniones positivas de huéspedes pasados en este sitio web, para que los usuarios puedan ver que ya has ofrecido un servicio excelente a muchos otros.


Ahora que ya sabes lo que esos huéspedes más tradicionales están buscando a la hora de elegir un alojamiento para sus vacaciones, ¡benefíciate de ello! Siguiendo los sencillos pasos descritos anteriormente, te asegurarás de proporcionar un servicio de cinco estrellas y comunicarlo debidamente. ¿Y vosotros? ¿Qué hacéis para atraer a los viajeros más tradicionales? ¡Nos encantaría leerlo en la sección de comentarios!

¿Qué te ha parecido este artículo?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.