Volver

¿Qué es el cross selling?

La definición de cross selling, también conocido como venta cruzada, es el conjunto de estrategias utilizadas por los propietarios y gestores de alquileres vacacionales para ofrecer a sus huéspedes productos complementarios al principal servicio contratado.

El objetivo del cross selling es aumentar la rentabilidad de un alquiler vacacional. Se trata de una estrategia muy parecida al upselling, pero no debemos confundirlos, pues éste último se basa en ofrecer un producto más caro que el inicialmente contratado y no en añadir servicios extra.

¿Cuáles son las mejores estrategias de cross selling para alquileres vacacionales?

Existe un gran número de estrategias de cross selling que puedes aplicar a tu alquiler vacacional, pero aquí te explicamos las más relevantes.

Ofrece tus productos en momentos clave

Uno de los mejores momentos para ofrecer productos o servicios extra a tus clientes es el del check-out, es decir, cuando van a finalizar la compra. En este momento, tus huéspedes potenciales tienen ya en mente gastar un dinero, por lo que será más fácil convencerlos de contratar un servicio extra, como puede ser un seguro para sus vacaciones o un tour por la zona.

Recuerdaselo a tus clientes

Otra estrategia de vital importancia en una estrategia efectiva de cross selling es recordarle a tus huéspedes que ofreces otros productos complementarios a tu alojamiento. Puedes hacer esto mediante comunicaciones por correo electrónico, aunque procura moderar el volumen: en la mayoría de los casos, 1 o como mucho 2 serán suficientes.

Otra opción es tener un blog propio con artículos de interés para tu clientela en los que aproveches para recordarles la variedad de servicios extra que están a su disposición y pueden mejorar sus vacaciones.

Sé transparente con los precios

Nada es peor para el propietario de un alquiler vacacional que pecar de deshonesto, o simplemente dar la apariencia de serlo. A la hora de llevar a cabo una estrategia efectiva de cross selling, es muy importante en todo momento dejar muy claro lo que le ofreces al cliente y por cuánto.

Al fin y al cabo, se entiende que tu oferta es algo de lo que este se puede beneficiar, y no una mera estrategia por tu parte para ganar más dinero.