Volver

¿Qué es el turismo de aventuras?

El turismo de aventuras es una modalidad turística basada en ofrecer a sus participantes experiencias cargadas de adrenalina que pongan a prueba sus capacidades físicas y mentales. Generalmente, se considera como un tipo de ecoturismo, por lo que comparte con este último el foco en la sostenibilidad y la inmersión cultural en el lugar en el que se realiza.

Turismo de aventuras

Los orígenes del turismo de aventuras se remontan al siglo XIX, cuando la creciente urbanización provocó que ciertos sectores de la sociedad comenzasen a romantizar las aventuras en la naturaleza. Más recientemente, desde los años 30, las actividades de caza y pesca y los viajes a las montañas para practicar esquí o montañismo por parte de las clases altas también pueden considerarse antecedentes del turismo de aventuras.

¿Cuáles son las características del turismo de aventuras?

Las características más importantes del turismo de aventuras son:

Requiere esfuerzo físico

No se puede hablar de turismo de aventuras sin mencionar su componente físico. No todas las actividades de turismo de aventuras te van a dejar extenuado, pero requieren que te muevas un poco.

Por suerte, hay actividades para todos los gustos y públicos,y una ruta a caballo o de senderismo de corta duración puede divertir sin resultar agotadora.

Se realiza al aire libre

¡Pocas aventuras vas a vivir desde dentro de casa! La inmensa mayoría de actividades de turismo de aventuras se realizan en el exterior. En ocasiones, se puede dar la excepción que confirma la regla, por ejemplo, si realizas escalada en un rocódromo indoor.

Sin embargo, el propósito del turismo de aventuras es realizar actividades físicas y trepidantes en un lugar que desconocemos, por lo que si hay alguna actividad realizada entre muros, será algo excepcional.

Existe cierto riesgo

No es que tus huéspedes se vayan a jugar el pellejo cada vez que realicen una actividad de turismo de aventuras, pero ten en cuenta que cualquier ejercicio realizado en la naturaleza conlleva cierto riesgo, aunque sea mínimo.

Afortunadamente, existen seguros específicos para este tipo de actividades que cubrirán las responsabilidades en caso de que alguien se haga daño.

¿Cómo se clasifica el turismo de aventuras?

Las actividades de turismo de aventuras se suelen clasificar de dos maneras, ambas basadas en la dificultad y/o el riesgo percibido de las actividades que se van a realizar. En primer lugar, podemos hablar de actividades de dificultad “suave” o “duras, siendo actividades suaves, por ejemplo, el senderismo o los vuelos en globo, y duras, la espeleología o la escalada.

Tipos de turismo de aventuras

Por otra parte, estas actividades también se pueden clasificar según el riesgo, que puede ser bajo, medio o alto. En general, para un negocio de turismo de aventuras, es preferible centrarse en las actividades de riesgo bajo o medio, aunque cada día es más sencillo reducir el riesgo, gracias a la implantación de nuevas tecnologías y protocolos de seguridad.

¿Qué tipos de actividades de turismo de aventuras hay?

Existen infinidad de actividades que se pueden realizar en el turismo de aventuras, desde tranquilas rutas a caballo hasta puenting o paracaidismo para los más avezados. En la siguiente lista aparecen las más comunes:

Aire

  • Ala delta
  • Puenting
  • Paracaidismo
  • Parapente
  • Tirolinas
  • Vuelos en globo

Tierra

  • Ciclismo de montaña
  • Escalada
  • Espeleología
  • Montañismo
  • Rappel
  • Rutas a caballo
  • Senderismo
  • Vías ferratas

Agua

  • Apnea
  • Barranquismo
  • Buceo
  • Flyboarding
  • Kayak
  • Pesca recreativa
  • Paddle surf
  • Rafting
  • Windsurf

Nieve

  • Bobsled
  • Esquí
  • Marcha nórdica
  • Snowboarding