Leyendo:
¿Deberías instalar una piscina en tu alquiler turístico?

¿Deberías instalar una piscina en tu alquiler turístico?

Si estás pensando en construir una piscina para tu propiedad de alquiler vacacional, hay varios factores que tendrás que considerar. Además de los costes y el diseño, hay que establecer si tu terreno lo permite y si puedes obtener el consentimiento municipal, ya que es posible que la asociación de residentes de tu zona tenga regulaciones al respecto. Dicho esto, deberás mirar los pros y los contras, y ver si vas a salir ganando con la nueva instalación.

A continuación desglosamos los cinco aspectos que te ayudarán a hacer de esta decisión algo simple y lucrativo.

¿Tu terreno es adecuado para instalar una piscina?

Al imaginarte una preciosa piscina de aguas transparentes, es fácil dejarte llevar y romantizar con la idea. Sin embargo, es vital tener la mente fría en este tipo de inversión. Lo primero que debes hacer es investigar si para construir una piscina necesitas algún permiso o autorización. Ponte en contacto con los responsables locales para conocer la regulación o los requisitos que te obliguen a cumplir. Sería horroroso preparar toda la construcción y que un vecino furioso se quejara y tuviera razón.

Otra cosa que tienes que hacer es evaluar el tamaño de tu terreno y la proporción que la piscina tendrá en comparación a este. Puede que tengas que quitar algún árbol para evitar demasiada sombra, hojas cayendo al agua, o futuros problemas derivados del crecimiento de sus raíces.

Por último, ten en cuenta la privacidad de tus huéspedes. ¿La piscina se vería desde la calle? ¿Es posible ver a los que están bañándose dentro? ¿Pueden los vecinos curiosos ver por encima de la valla? Puede que necesites adaptar los alrededores de tu propiedad, y todos estos cambios comportan un coste que tendrás que calcular y tener en cuenta de antemano.

¿Es físicamente posible instalar la piscina en tu terreno?

Algo que muchos propietarios olvidan a la hora de incluir una piscina en su alquiler turístico es si el terreno podrá soportar una estructura llena de agua tan grande y tan pesada. Si, por ejemplo, vives en una zona con cierta inclinación en el terreno, tendrás que compensarlo adaptando la base y los cimientos para asegurarte de que no vaya a haber ningún accidente.

También es útil prestar atención al sustrato con el que cuentas. Por ejemplo, puede que este sea demasiado arenoso o húmero para instalar la piscina, y requiera una preparación extra antes de empezar. Si no estás seguro de cómo ver esto, lo más acertado en preguntarle a un ingeniero.

Consejo para ahorrar: Si construir una piscina acarrea demasiadas complicaciones, siempre puedes reemplazar la idea por la de un jacuzzi. Suelen ser más pequeños y, normalmente, su instalación no lleva más de un día. Además, los costes son menores y, aún así, será atractivo para los huéspedes.

¿En qué parte de la propiedad se va a instalar?

No hay duda; tener una piscina en tu propiedad hará que esta sea más atractiva para los viajeros. De hecho, un estudio reciente ha descubierto que el 81% de los huéspedes piensa que la piscina es importante a la hora de elegir alojamiento. Sin embargo, cuando estés decidiendo la posición de esta, tienes que reflexionar sobre su uso en el futuro. Piensa en el tipo de huéspedes que sueles recibir en tu propiedad.

Por ejemplo, si recibes a familias, será importante que la piscina pueda ser visible desde dentro del apartamento, ya que los adultos querrán supervisar a los niños. O, si tus huéspedes son adultos, querrán un espacio alrededor de la piscina en el que poder relajarse y entretenerse, ¡e incluso ponerse en forma! Puedes añadir hamacas con cojines, flotadores grandes e incluso herramientas para la limpieza. Asegúrate de que la piscina recibe el máximo sol posible durante el día, para que la temperatura sea agradable.

Consejo para ahorrar: Si estás en una zona con viento, puedes solucionarlo plantando árboles o colocando una valla que proteja a los huéspedes ¡y, además, evite que el agua se evapore haciéndote ahorrar dinero!

¿Qué tipo de piscina se adapta a tus necesidades?

Piensa en el tipo y el estilo de piscina que se adapte a lo que estás buscando. De nuevo, echa un vistazo al tipo de huéspedes que recibes, examina cómo les puede afectar el diseño de la piscina. Por ejemplo, si acoges a familias con niños, una gran parte de poca profundidad puede ser muy útil. O, si quieres que te visiten huéspedes que viajan por negocios, puedes diseñar una piscina larga para que puedan hacer ejercicio antes de trabajar por la mañana. Intenta dirigirte al máximo de huéspedes posibles, dentro de tus posibilidades.

Elige el tipo de piscina según el coste, el estilo y el uso. Por ejemplo, una piscina prefabricada y de serie es más rápida y barata de instalar, pero tiene más limitaciones en cuanto a diseño y colores. También tienes que decidir si la piscina va a ser climatizada y, en caso de que lo sea, el sistema que vas a utilizar y lo que te va a costar. Por ejemplo, los paneles solares son más costosos de entrada, pero con ellos amortizarás la inversión sin darte cuenta.

En cuanto al uso, necesitarás tener en cuenta la seguridad de la piscina: todo aquello que es obligatorio por ley y que será de utilidad para los huéspedes cuando quieran hacer uso de la piscina sin tu supervisión. A pesar de que las piscinas son geniales, también pueden llegar a ser peligrosas y es importante protegerse de posibles daños, accidentes y problemas con los huéspedes.

Consejo para ahorrar: En zonas de mucho calor, instalar un cubrepiscinas para los momentos en los que no se utilice evitará que el agua se evapore, se caliente o se ensucie. ¡Y le da un plus de seguridad!

¿Te saldrá a cuenta la inversión?

El tipo de piscina que elijas supondrá más o menos dinero: el precio de instalarla suele ser a partir de 5.000€ para aquellas situadas encima del terreno, y hasta el triple para las que se construyan dentro de él. El mantenimiento incluye limpieza mensual y/o semanal, así como cuidado a largo plazo. Una piscina con cloro, por ejemplo, necesita monitorización constante y comprobación de los niveles de ph, entre otros marcadores, pero proporciona ese agua cristalina que tanto gusta. Una piscina de agua natural supone menos trabajo, pero puede que los huéspedes tengan problemas con las plantas u otros organismos que puedan vivir en ella.

Otro factor importante es el tiempo de instalación: ¿cuánto tiempo llevará la construcción? ¿Puedes permitirte no tener huéspedes durante ese período de tiempo (que puede que sean meses)? Asegúrate de que ayudas a los constructores con sus necesidades. Por ejemplo, déjales un espacio grande para que puedan traer la estructura con el camión.

Consejo para ahorrar: Haz varios cálculos y reúne diferentes posibles resultados para contratar a la mejor empresa constructora. Pero, recuerda: lo barato no es necesariamente lo mejor. Una piscina bien construida puede ahorrarte costes en reparaciones futuras.

Considera todos estos aspectos antes de “saltar a la piscina”

Ya te hemos proporcionado los puntos que tendrás que considerar para el análisis de tu posible piscina, esperamos que te hayan ayudado a ver las cosas más claras. Obviamente, una vez hayas pensado en todos estos aspectos deberás encontrar a la empresa que pueda trabajar contigo y llevar a cabo la instalación exactamente como tú quieres.

En cualquier renovación habrá cuestiones impredecibles, pero en este artículo hemos señalado los posibles problemas que puedes evitar antes de que ocurran. Al fin y al cabo, terminarás con una preciosa piscina que aumentará tu número de reservas, sobretodo en zonas calurosas. Recuerda que, para algunos huéspedes, una piscina es la gran diferencia entre elegir un alojamiento u otro.


Sobre el autor

Yuka Kato es Content Manager en Fixr.com, el proveedor online de guías de gastos, comparaciones y planificaciones de tiempo para cientos de proyectos de renovación, reparaciones e instalaciones.

 

 


¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.

Más artículos
Cómo elegir el dominio de la web de tu alquiler vacacional