Leyendo:
Cómo gestionar reservas vacacionales de amigos y familiares

Cómo gestionar reservas vacacionales de amigos y familiares

Como aquel que dice, quien tiene un alquiler vacacional tiene un tesoro… que todos querrán. Que tus amigos y familiares quieran pasar unos días en tu propiedad es lo más normal del mundo, pero hay que saber cómo hacerlo por el bien de tu negocio y tu relación con ellos.

En la comunidad de propietarios del alquiler vacacional, esta situación es, a menudo, un quebradero de cabeza. ¡Hay muchísimos foros en los que nuevos propietarios piden consejos a otros más experimentados! Y las respuestas suelen ir por el mismo camino, se haya tenido una mala o buena experiencia: ¿Compartir tu alquiler vacacional con amigos y familiares? Sí, pero teniendo un plan bien estudiado.


Porque además de ser propietario eres hijo/a, hermano/a, sobrino/a, amigo/a… y a ti también te hace ilusión que tus seres queridos puedan disfrutar de tu casa y ver lo mucho que te has esforzado con tu propiedad. ¿No quieres que surjan conflictos que deterioren tu relación ni tampoco quedarte con la sensación de que se están aprovechando de ti?

La solución está en estos sencillos consejos.

¿Deberías cobrarles algo?

¿Cuáles son las expectativas de tus amigos y familiares? ¿Quieren quedarse en tu propiedad de manera gratuita? ¿Quieren pagar por los gastos que te suponga su estancia? ¿Se van a comprometer a limpiar ellos mismos? Tienes que pensar en lo que supone esta visita para tu negocio.

Cobra lo mínimo

No, no deberías dejar la casa de manera gratuita a nadie a menos que ser propietario de un alquiler vacacional sea una afición más que una manera de ganarte la vida.

¿Y si en esas fechas la casa iba a estar vacía igualmente? Si la casa estuviera vacía, nadie utilizaría el agua, la luz y el gas, y tú tampoco tendrías que pagar al servicio de limpieza para que preparase la propiedad para el siguiente huésped. Así que no, no es como si la casa estuviera vacía, y no lo será para tu bolsillo. No alquiles tu propiedad de manera gratuita a nadie; es un negocio.

Puedes ofrecer una oferta especial, un precio muy reducido (lo que se conoce como “precio de amigo”), o puedes, simplemente, no obtener ningún beneficio pero asegurarte de que todos los gastos estarán cubiertos y no tendrás pérdidas (pidiendo lo mínimo).

Hay gente que aplica un descuento del 10%, otra que lo hace del 20%. La cuestión es que, si les pides algo a cambio de la estancia, aunque sea simbólico, también les estarás demostrando que no “se están quedando en casa de un amigo”, sino que están pasando unos días en un negocio y, por lo tanto, deberán tratarlo como tal.

Pide un intercambio de favores

¿Te da dentera pedir dinero a tus amigos y familiares aunque ellos te estén pidiendo a ti quedarse en tu propiedad? Está bien, llega a un acuerdo y que te lo paguen en especias.

Pídeles que recomienden tu propiedad a todos sus amigos, familiares y conocidos. ¡Puede que conozcan a posibles huéspedes, y las recomendaciones boca a boca son de las más efectivas!

¿Tienes un amigo que quiere disfrutar de tu propiedad y sabe de diseño gráfico? Pídele que, a cambio de disfrutar de unas buenas vacaciones en tu alojamiento, te diseñe el logo de tu negocio. ¿Tu tía quiere pasar un puente disfrutando de la tranquilidad de tu alquiler vacacional y, además, es gestora? Pídele que te ayude con la declaración de la renta cuando tengas que declarar los impuestos de tu negocio. ¡Haz que la transacción te salga a cuenta de una manera u otra!

Explica y enseña

Hablando se entiende la gente, sobre todo si son gente cercana y quieren lo mejor para ti. En cuanto les hables de tu negocio y de cómo sueles gestionarlo, entenderán por qué tienen que cuidar de él y por qué es tan importante para ti.

Hazles entender que eres un profesional

Si les cuentas tu lado de la historia, tu perspectiva en esta historia, recordarán que lo que les estás ofreciendo no es tu casa, sino un negocio, y que después de ellos ese alquiler vacacional va a ser disfrutado por otros huéspedes, unos que decidirán si tu propiedad es suficientemente satisfactoria como para dejarte una opinión positiva.

Pídeles ayuda en este sentido; son amigos y familiares, ¡no querrán que tu negocio fracase por su culpa! Sin embargo, a veces, si no comunicamos este tipo de cosas puede que no se tengan en cuenta por descuido o por la emoción de estar en un sitio nuevo que no es responsabilidad propia.

Si tienes un alquiler vacacional para sacar beneficios de él, haz entender a tu familia y amigos esto mismo.

Asegúrate de que saben que es una oferta especial

Cuando les pidas la tarifa especial, el precio simbólico o la oferta de amigo/familiar, comunícales que es una oferta solo para ellos, que no ofreces a nadie más que quiera disfrutar de tu negocio. Así, cuando vuelvan a sus casas y hablen de su estancia con sus familias, amigos o compañeros de trabajo, lo harán sobre lo buena que fue, no lo barata que resultó.

Otra cosa que puede ayudar a tus amigos y familiares a entender el precio que les estás pidiendo es mostrarles (o hablarles de) tus gastos de mantenimiento. Sé honesto con ellos, para que entiendan lo que haces y por qué lo haces. Esto también les ayudará a ser más cuidadosos, pues sabrán el valor del sofá en el que se sientan y de la cama en la que duermen.

Háblales de las cancelaciones

¿Vas a cobrar a tus amigos y familiares por una cancelación de última hora? Puede que te resulte demasiado violento. Entonces, enséñales lo perjudiciales que son para ti este tipo de prácticas.

Ya habrás preparado la propiedad para ellos, también habrás programado la limpieza entre lo que iba a ser su estancia y los siguientes huéspedes, y ahora esos días quedarán vacíos en tu calendario, cuando podrías haber alojado a otros huéspedes que iban a pagar la tarifa normal. Y, claro, si cancelan no quiere decir que no quieran volver a intentar quedarse otros días. Es algo que, simplemente, no te puedes permitir.

Diles que para ellos son unas simples vacaciones pero para ti es tu sueldo.

Aplica las mismas normas

Sigue la rutina normal, aquella que seguirías con unos huéspedes que no conocieras de nada. Enséñales las normas, explícalas y pídeles que las sigan; que aparquen en la zona permitida, que respeten el silencio y la tranquilidad del vecindario, que tengan en cuenta el horario de la recogida de basura, etc.

Puede que suene frío, pero muchos profesionales recomiendan firmar igualmente un contrato. Informa de que es para el bien de ambos, tanto tuyo como de ellos, por la seguridad de todos. Teniendo un contrato de por medio también conocerán mejor lo que esperas de ellos. ¿Y si rompen algo? ¿No querrás estar cubierto en caso de accidentes y poder dormir tranquilo sabiendo que no te repercutirá económicamente?

También puede que te digan que limpiarán antes de irse; no cuentes con ello. Puede que lo hagan, y que lo hagan con la mejor intención del mundo, pero quizás su manera de limpiar no es la que exigirías a unos profesionales, ni la que esperan encontrar los próximos huéspedes. Como hemos dicho, sigue la rutina normal de tu negocio.

La clave también está en las fechas

Deja que tus familiares y amigos se queden en tu propiedad pagando un precio reducido, pero sé inteligente y no pierdas oportunidades de negocio.

Propón fechas alternativas

Todo el mundo quiere ir a la playa en agosto; tu familia y tus amigos, también. Pero si tienes un apartamento costero, los meses de más calor son aquellos en los que más huéspedes querrán quedarse en tu propiedad, huéspedes que pagarán más, por eso de que en época de mayor demanda la tarifa sube.

Proponles un trato; pueden quedarse en tu propiedad con la condición de hacerlo en temporada baja o cuando normalmente haya menos reservas como, por ejemplo, entre semana.

Elige las fechas tú mismo

¿Eres una persona con mucha vida social y una familia muy grande y todos quieren disfrutar de tu alquiler vacacional? Elige unas fechas tú mismo, las mejores para cobrar el mínimo y no perder dinero, y comunícalas a todos los interesados. El primero que conteste, se las queda.

¿Te sientes más seguro y confiado para empezar a aceptar reservas de amigos y familiares? ¡Pon en práctica estos consejos y te ahorrarás conflictos y pérdidas de dinero!

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.

Más artículos
Cómo crear un pack de bienvenida para tu alquiler vacacional