Leyendo:
Modelo de contrato de alquiler vacacional: plantilla gratuita
Contrato de alquiler vacacional

Modelo de contrato de alquiler vacacional: plantilla gratuita

Un contrato de alquiler vacacional completo y bien redactado es una herramienta indispensable para todo propietario o gestor de arrendamientos turísticos. Si aún estás dando tus primeros pasos en el mundo de la vivienda vacacional, seguramente te haya sorprendido la cantidad de cosas que debes hacer antes de poder aceptar huéspedes en tu alojamiento.

La mejor manera de evitar que nada se te olvide y estar a salvo de sorpresas es con un contrato de alquiler vacacional en el que se establezcan con claridad los derechos y obligaciones de huéspedes y anfitriones, al igual que las normas de la casa.

Sin embargo, si no tienes mucha experiencia, seguramente te estés preguntando cómo redactar uno y qué debe incluir, o incluso si puedes conseguir un modelo de contrato de alquiler vacacional gratis.

Si era esto último en lo que estabas pensando, estás de suerte: en Lodgify, hemos creado una plantilla de contrato de alquiler vacacional en formato PDF que te podrás descargar gratuitamente y te resultará de gran utilidad.

Para hacerlo, simplemente introduce tu nombre y el correo electrónico en el que quieres recibirla aquí:

¿No ves el formulario para descargarte el modelo de contrato? Haz clic aquí.

Sigue leyendo para conocer más sobre los contratos de alquiler vacacional, qué deben incluir y por qué necesitas uno.

¿Qué es un contrato de alquiler vacacional?

Un contrato de alquiler vacacional es un documento escrito formalizado entre el anfitrión y sus huéspedes, según el cual el primero pone su vivienda a disposición de los segundos para su uso y disfrute con fines turísticos y durante un tiempo limitado, a cambio de una contraprestación económica.

Modelo de contrato de alquiler vacacional

El contrato de alquiler vacacional vincula legalmente al anfitrión y los huéspedes de su vivienda turística, clarificando por escrito cualquier acuerdo alcanzado por ambos en relación con el arrendamiento de la propiedad.

Por este motivo, un contrato de arrendamiento turístico es clave a la hora de proteger a ambos en caso de discrepancias o disputas, además de darte una seguridad extra cuando estás alquilando tu casa a completos desconocidos. Si surgen problemas, con un contrato de alquiler vacacional podrás demostrar que los huéspedes conocían de antemano las condiciones y normas de uso de tu alojamiento.

Por último, es importante saber que en España existen dos tipos de contrato de arrendamiento de viviendas vacacionales. Por una parte, tenemos el más común, que es el que pone la totalidad de la vivienda a disposición de los huéspedes, pero también existe una modalidad en la que el propietario se limita a ceder una parte de la vivienda: es lo que se conoce como un “contrato de alquiler vacacional por habitaciones”.

¿Qué debe incluir un contrato de alquiler vacacional?

Todo contrato de renta vacacional debe incluir ciertas cláusulas indispensables, que serán de gran utilidad en caso de que hubiese una disputa legal entre ambas partes. Se trata de las siguientes:

1. Datos de la propiedad

Lo más básico que debe aparecer en todo contrato de alquiler vacacional son los datos de la propiedad que se va a poner a disposición de los huéspedes. Nos referimos a:

  • Ubicación detallada
  • Inventario de la propiedad
  • Estado de conservación

Nuestra recomendación es que siempre adjuntes al contrato de alquiler vacacional una hoja con el inventario de la propiedad, en el que figuren muebles, electrodomésticos y demás equipamiento junto con su estado de conservación, y hagas que tus huéspedes lo firmen.

Plantilla de contrato de alquiler vacacional

De este modo, te asegurarás de que nadie pueda causar daños en tu propiedad sin tener que hacerse cargo de ellos.

2. Datos de las partes contratantes

La otra información que siempre debe figurar en el contrato de alquiler de una vivienda vacacional son los datos personales del anfitrión y sus huéspedes. Son los siguientes:

  • Nombre y apellidos
  • DNI, pasaporte o carnet de conducir
  • Domicilio
  • Teléfono
  • Correo electrónico

3. Capacidad máxima

Es de vital importancia que el contrato incluya la capacidad máxima de la propiedad, ya que si el número de huéspedes superase la capacidad que aparece en la cédula de habitabilidad de la vivienda, podrías llegar a tener problemas con la administración turística.

Incluso aunque no superes el límite legal, incluir la capacidad máxima puede resultar útil si quieres cobrar cargos adicionales en función del número de huéspedes.

4. Horarios de check-in y check-out

¿Quieres evitar problemas con los vecinos de tu alojamiento? Asegúrate de que el contrato de alquiler vacacional que uses incluya los horarios de entrada y salida de la propiedad, de modo que tus huéspedes no puedan llegar a tu propiedad a la 1 de la mañana, arrastrando sus maletas por la acera y despertando a todo el vecindario en el proceso.

5. Estancia mínima requerida

Muchos propietarios prefieren estipular una estancia mínima a sus huéspedes, con el objetivo de asegurarse que los gastos y el esfuerzo de preparar el alojamiento a la entrada y salida de los mismos valen la pena.

Si este es tu caso, esta información no puede faltar en el contrato de arrendamiento turístico de tu alojamiento.

6. Normas de la casa

Una de las preocupaciones más comunes de los propietarios de alojamientos turísticos es el qué hacer en caso de encontrarse con huéspedes conflictivos, o incluso peor, okupas.

Ahórrate estos miedos dejando bien claras las normas de la casa en el contrato de tu alquiler vacacional.

7. Tarifas y precios

Las cosas claras, y el chocolate espeso. Cuando hay dinero de por medio, lo mejor que se puede hacer es dejarlo todo por escrito y con claridad.

Contrato de alquiler vacacional gratis

Evita malentendidos y reclamaciones incluyendo un desglose de los precios y las tarifas en el contrato de arrendamiento de tu alquiler vacacional. Especifica claramente qué va en el precio y cuál es su cuantía: gastos de limpieza, IVA, tasa turística, etc.

¿Pidas una fianza a tus huéspedes? Asegúrate de que su importe y las condiciones de devolución aparezcan en el contrato.

8. Métodos de pago aceptados

¿De qué sirve que figure el precio si no especifican las condiciones en las que ha de producirse el pago? Un buen contrato de alquiler turístico contendrá los métodos de pago que aceptas en tu alojamiento.

Nuestra recomendación es que te ciñas a pagos con tarjeta, mediante transferencia bancaria o PayPal, además de los realizados a través de tu página web (si tienes) y plataformas de alquiler vacacional como Airbnb, Booking.com y Vrbo.

9. Política de cancelación

Todo contrato de alquiler vacacional que se precie debe contener una sección en la que se detalle la política de cancelación del alojamiento. En ella deben aparecer las condiciones bajo las cuales se le podrá devolver el importe de la reserva (o una parte) a los huéspedes, además de aquellos casos en los cuáles el anfitrión tendrá derecho a cancelar la reserva unilateralmente.

Adicionalmente, también puedes incluir el plazo y el método de devolución de la reserva (por ejemplo, 3 días y mediante transferencia bancaria).

10. Firma de las partes implicadas

Por último, pero no por ello menos importante, asegúrate de que las firmas de todas las partes implicadas aparecen con claridad en el contrato, junto a su nombre, la fecha de formalización y los datos de contacto a usar durante la estancia.

¿Qué otras cláusulas puedo incluir en el contrato de alquiler de mi vivienda vacacional?

Si así lo deseas, siempre puedes añadir al contrato de arrendamiento de tu vivienda turística cláusulas extra, siempre y cuando estas se ajusten a la normativa vigente. Algunas cláusulas que puedes incluir son:

11. Acceso a la propiedad

Puede que te parezca extraño, pero hay propietarios que prefieren curarse en salud e incluir en el contrato una cláusula que les dé derecho a acceder a la vivienda en caso de necesitarlo, aunque no haya finalizado la estancia de los huéspedes.

Si decides hacer esto, te recomendamos que estipules el periodo de antelación con el que avisarás a los inquilinos de la propiedad, con el objetivo de evitar disputas.

12. Obligaciones de huésped y anfitrión

Otra cosa que puedes plantearte añadir a tu contrato de alquiler vacacional es una sección en la que se especifique los derechos y obligaciones tanto del propietario de la vivienda como de los huéspedes.

Por ejemplo, una obligación del inquilino puede ser avisarte inmediatamente de cualquier problema que puede surgir con la vivienda, mientras que una tuya puede ser arreglar dicho problema lo antes posible o entregar una factura a los huéspedes.

13. Otros requisitos

Algunos anfitriones prefieren ir más allá y añadir requisitos específicos para sus huéspedes. Por ejemplo, puedes establecer las condiciones bajo las cuáles se permitirá la entrada de mascotas en la vivienda, la prohibición de fumar o la obligatoriedad de reponer los stocks que se hayan consumido (si has instalado un minibar, por ejemplo).

¿Es obligatorio el contrato de alquiler vacacional?

Por norma general, en España no es obligatorio firmar un contrato de alquiler vacacional entre anfitrión y huésped, salvo en ciertas comunidades, como Andalucía o Canarias.

Plantilla gratuita de contrato de alquiler vacacional en PDF

¿A qué se debe esta diversidad normativa? Si bien los alquileres vacacionales están regulados de forma general en España por la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos, las comunidades autónomas y municipalidades tienen la potestad de fijar su propia normativa, y en algunas se establece la obligatoriedad de firmar un contrato de alquiler vacacional.

¿Quieres saber más sobre el tema? Lee nuestro artículo sobre la normativa del alquiler vacacional en España.

Independientemente de que sea obligatorio o no, desde Lodgify siempre recomendamos la formalización de un contrato de arrendamiento turístico, pues en caso de surgir discrepancias entre las partes, tendrás un documento con el que probar tu punto de vista ante la autoridades competentes.

Descarga nuestro modelo de contrato de alquiler vacacional gratis

Como ya mencionamos al principio del artículo, en Lodgify hemos preparado una plantilla de contrato de alquiler vacacional en formato PDF, con la que buscamos facilitar el trabajo a los propietarios y gestores de alojamientos turísticos.

Nuestra plantilla incluye todos los elementos necesarios para cubrirte las espaldas cuando alquiles tu propiedad: desde un ejemplo de confirmación de reserva hasta un modelo de contrato de alquiler vacacional con todas las cláusulas mencionadas anteriormente.

Contrato de arrendamiento de vivienda vacacional

Sin embargo, no te olvides de que dependiendo del tipo de alquiler vacacional que tengas y su ubicación, es posible que debas añadir nuevas cláusulas que se apliquen a tu propiedad. Por ejemplo, si te encuentras en Cataluña o las Islas Baleares, deberás incluir el importe de la tasa turística.

Por último, recuerda que en función de dónde se encuentre tu alojamiento, puede que te resulte conveniente contar un contrato en inglés para tus huéspedes extranjeros. ¡No te preocupes! También tenemos disponible una plantilla de contrato de alquiler vacacional en inglés, que puedes descargar totalmente gratis.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil. ¿Aún no tienes nuestra plantilla gratuita de contrato de alquiler vacacional? ¡Descárgala ya y evita disputas y problemas legales con tus huéspedes en el futuro!

¿No ves el formulario para descargarte el modelo de contrato? Haz clic aquí.

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: 

Este modelo es un ejemplo de contrato de alquiler vacacional. Recomendamos consultar a un abogado para redactar el documento de manera legal. Asegúrate también de revisar y actualizar tu contrato regularmente para estar al día de la legislación de tu localidad y tu CCAA.

¿Preparado para recibir más reservas directas?

Sin gastos de configuración. Sin tarjeta de crédito. Sin obligaciones. Prueba Lodgify gratis 7 días.