Advertisement

Cuando alquilas tu propiedad por primera vez, hay mil cosas que debes hacer. Desde automatizar el check-in hasta crear un contrato de alquiler, tendrás que hacer cosas que te supondrán una gran cantidad de tiempo hasta que logres perfeccionar cada detalle para tus futuros huéspedes.

¿Pero qué pasa si esos huéspedes terminan por no ser lo que parecían?

La mayoría de anfitriones de Airbnb y propietarios en general tendrán mil y una historias agradables sobre sus huéspedes que querrán compartir, pero hay algunas ocasiones (pocas, pero las hay) en las que las cosas no van como uno querría.

Historias de terror en Airbnb

No es nuestra intención asustarte, pero hemos reunido algunas de las historias de terror en Airbnb más desastrosas y espeluznantes de los últimos años.

Por suerte, puedes estar tranquilo mientras leas esto, porque es muy poco probable que te suceda a ti. A continuación, ¡las peores anécdotas de Airbnb que hemos encontrado!

1. El piso que se convirtió en un burdel

En aquellos tiempos en los que uno se dejaba llevar por sus instintos, Colin acabó descubriendo que un huésped de Airbnb que pidió pagar en metálico (en vez de hacerlo a través del sistema de seguridad de una página web) era en realidad un timo (¡o peor que eso!). Gracias a una sencilla búsqueda en Google de los nombres de los huéspedes, Colin supo que estos eran proxenetas de alto nivel, y que seguramente estarían utilizando su propiedad en beneficio de su propio negocio.

Cuando Colin llegó a su piso, encontró botellas de Prosecco vacías junto con preservativos usados y envoltorios de estos amontonados en la papelera. Al parecer, los huéspedes ganaron cerca de 6.000€ durante su estancia de fin de semana a 100€ la noche.

2. El desastre “me lo tendría que haber imaginado” de Año Nuevo

Cuando Rikki Campbell reservó el apartamento londinense de Christina McQuillian en año nuevo, la anfitriona no se lo pensó dos veces y aceptó la reserva. Pocas horas y muchas cervezas después, los vecinos llamaron a McQuillian para decirle que se estaba celebrando una grandísima fiesta en su casa. Aparte de dejar un fuerte olor a marihuana, los “fiesteros” también levantaron el suelo y descolgaron un televisor de la pared.

3. El apartamento que se convirtió en una “cueva de drogadictos”

Holly alquiló su apartamento en Sydney por diez días, esperando que el dinero pudiera ayudarla a pagar algunas deudas que tenía. Después del check-out, Holly fue a su propiedad para revisarla y limpiarla…¡y descubrió que los huéspedes tenían unas intenciones muy diferentes a las que ella se imaginaba!

Además de encontrarse parafernalia para drogas, drogas propiamente dichas y otras substancias indefinidas por todo el apartamento, descubrió que su casa había sido totalmente saqueada, algunos objetos de valor habían sido robados, sus más valiosas alfombras habían sido utilizadas como ceniceros y las únicas toallas que dejaron estaban empapadas en sangre. Los huéspedes y sus amigos causaron daños valorados en más de 12.000€. ¡Uf!

4. La “Experiencia Airbnb” salió mal

Airbnb ha introducido recientemente el concepto de las “experiencias musicales”, con la idea de juntar a gente para disfrutar de actuaciones íntimas y exclusivas. Lo que no esperaba eran turistas aprovechándose de esto para organizar raves que durasen toda la noche en apartamentos locales.

La fiesta en cuestión estaba totalmente equipada con un sistema de sonido profesional e incluso un portero que revisaba las entradas, y concluyó con 200 personas apretujadas en un piso de una sola habitación hasta las seis de la mañana. Todo esto mientras el anfitrión de Airbnb estaba en Vietnam y no podía hacer nada para evitarlo…

5. El set de Resacón en Las Vegas

Intentando ganar un poco de dinero durante la Copa Ryder, Heather Harnell decidió alquilar su apartamento a través de Airbnb. ¿Cómo se portaron sus primeros huéspedes? Dejaron el apartamento peor que el set de Resacón en Las Vegas. A parte de testigos que vieron a unas 60 personas entrar en el piso, el anfitrión encontró colillas de cigarrillos por todo el dormitorio y el comedor, basura tirada por todas partes, cosas rotas ¡y el televisor había desaparecido junto con otros objetos! ¿El coste total de todo esto? ¡12.000€!

6. Los anfitriones que hubiesen preferido que su apartamento se quemara

La razón por la que la gente sigue organizando fiestas en apartamentos ajenos alquilados en Airbnb es clara: no quieren destrozar la suya propia. Y, desafortunadamente, es lo que les pasó a Star y Mark cuando alquilaron su piso a través de Airbnb.

La policía llegó a decir que nunca antes habían visto una casa tan destrozada, y los propietarios llegaron a desear que la casa se hubiera quemado antes de encontrarla así: había comida por todas partes, los huéspedes habían orinado más allá del baño y muebles como el sofá o las mesas estaban totalmente destruidos. La policía describió el episodio como una “orgía inducida por drogas”, y se estimó que los daños estaban valorados en 50-65.000€.

7. La casa que realmente se quemó

La mayoría de estas historias están narradas desde el punto de vista del anfitrión, y sin embargo tenemos un cuento de terror más que viene de un exempleado, que compartió su experiencia en reddit.

“Solía trabajar en Atención al cliente de Airbnb. Una noche, a las cuatro de la mañana, recibí una llamada de un huésped diciendo que el lugar que había alquilado se estaba incendiando. Veinte minutos después, recibí otra llamada de un anfitrión diciendo que su huésped había incendiado su apartamento. No era mi trabajo investigar quién decía la verdad, de quién era la culpa o qué había pasado en realidad. Aunque una cosa sí era cierta; el apartamento se redujo a cenizas.”

(Nota a cualquier huésped que esté leyendo esto: el equipo de Atención al cliente de Airbnb no es el departamento de bomberos. Llama siempre a los servicios de emergencia primero si el apartamento en el que estás se ha incendiado).


Propietarios, no dejéis que unas cuantas historias de terror en Airbnb os echen atrás a la hora de alquilar vuestros apartamentos. ¡Solo un porcentaje muy pequeño de los anfitriones tienen este tipo de malas experiencias! Después de todo, ¡hay 640.000 propietarios más que no las tienen!

¡Buena suerte! Y si tienes alguna historia (bueno o mala), nos encantará leerla en los comentarios.

¿Qué te ha parecido este artículo?

7 Historias de terror en Airbnb que no creerás que son reales
3.8 (76%) 5 votes
Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.