Advertisement

La variedad en la oferta de los alquileres vacacionales se ha disparado en la actualidad; eso es un hecho. Ahora, este tipo de alojamiento pretende ofrecer experiencias totalmente adaptadas a cada viajero.

En los últimos años ha habido una tendencia que ha ido ganando fuerza hasta convertirse en algo atractivo para muchos huéspedes y una buenísima oportunidad de negocio para propietarios de alquileres vacacionales o cualquier persona emprendedora; el glamping.

¿Qué es el “glamping”?

El “glamping” o “camping de lujo” es una palabra que viene de los vocablos en inglés “glamour” y “camping”, y no es más que la suma entre la acampada clásica y el turismo de lujo. Imagínate el privilegio de estar en plena naturaleza, el silencio y el descanso total que esta proporciona, con la comodidad de un hotel de lujo; camas grandes, televisores de plasma, una cocina equipada y con horno eléctrico, bañeras y saunas, aire acondicionado. ¿No suena mal, verdad? Pues como negocio, suena todavía mejor.

Tipos de alojamientos dentro del “glamping”

Los posibles tipos de alojamiento son muchos y normalmente suelen estar relacionados con las características geográficas de la zona o las tradiciones. En España hay tanto zonas de bosques como playas y desiertos, así que los tipos de alquiler vacacional pueden llegar a ser muy variopintos. He aquí algunas:

Yurtas

La yurta es uno de los tipos de alojamiento que más se ha popularizado con el “glamping”, y consiste en carpas circulares con vigas y paredes de tela que tienen origen en Mongolia.

Cabañas y cabañas en los árboles

No tiene mucho misterio; es una cabaña de madera que suele estar construida aprovechando la arquitectura del árbol, o cerca de este.

Tiny houses

Es la opción más ecológica, ya que están pensadas para quitarle el mínimo espacio al paisaje natural y minimizar los recursos a la vez que contaminan menos. Además, están construidas con materiales ecológicos.

Vagones

Los vagones de trenes adaptados también pueden ser una opción muy original para ir de “glamping”. En España ya hay muchísimos.

Tipis y tiendas de campaña

Los tipis son las tiendas tradicionales de los nativos americanos, cuya versión moderna está construida a partir de tela de algodón y vigas de madera. Su forma triangular es la que da origen a las tiendas de campaña utilizadas para campings más elaborados, cuya sujeción no es solo a base de vigas sino también de cuerdas (también conocidas como tiendas safari).

Caravanas

Para los amantes de lo retro, de la versatilidad de las caravanas de toda la vida pero con mucho más; las caravanas del “glamping” son una buena manera de aislarse en el campo sin salir de la zona de confort que supone contar con una puerta propiamente dicha.

Burbujas y casas domo

Una burbuja es una instalación con techo panorámico para disfrutar del cielo estrellado, los atardeceres y los amaneceres, en la soledad de la naturaleza. Las casas domo suelen ser aquellas construcciones en forma de cúpula construidas a partir de hierro, madera y acero. Muchas de estas también tienen como distintivo el techo panorámico.

Cuevas

En España hay muchos alojamientos de “glamping” situados en cuevas bajo tierra, aprovechándose de las joyas geográficas de algunas partes del país, como por ejemplo Andalucía.

¿Por qué te interesa empezar un negocio de “glamping”?

La página web Family Break Finder realizó una encuesta a 1.400 de sus usuarios, y el 50% afirmaron que tenían planeado quedarse a hacer turismo a la parte más rural de su país. Nada más y nada menos que el tercio del total de esos usuarios declararon que querían probar el glamping.

Como esta tendencia seguirá creciendo y, además, el territorio español ofrece multitud de posibilidades para explotar en este tipo de sector y con este tipo de alojamiento, no puedes perderte esta oportunidad.

Echa un vistazo a las razones por las que ser dueño de un “glamping” es una buena idea.

Acoge a un nuevo tipo de huésped

Para muchos propietarios, el glamping ya ha sido uno de los negocios más fructíferos de sus vidas, pues abre la puerta a un grupo totalmente nuevo de huéspedes; aquellos que nunca han ido (ni irán) de acampada, pero que quieren disfrutar de la naturaleza. Y, por supuesto, los que quieren experimentar unas vacaciones de lujo sin que estas dejen de ser low-cost.

El “glamping” es para todos aquellos que odian los sacos de dormir, los mosquitos y el frío, pero también para aquellos que quieren un contacto inmediato con la naturaleza (sin necesidad de montar una tienda de campaña). Este tipo de alojamiento brinda privacidad, acceso privilegiado a la naturaleza y lujo al alcance de muchos bolsillos; es por esto por lo que tiene tanto éxito entre los huéspedes, haciendo que consideren el alojamiento exterior a pesar de no haberlo hecho nunca. Porque el camping no es para todos, pero el glamping, sí. Puede ser atractivo para familias (ya hay muchísimos alojamientos de este tipo exclusivamente familiares), para los grupos de amigos (por ejemplo, en zonas de festivales de música), para parejas (muchas están eligiendo esta opción para su luna de miel), etc.

Abarca el turismo de lujo y el ecológico

Tanto el turismo de lujo como el ecológico son tendencias con cada vez más adeptos; imagínate el atractivo que tiene algo como el glamping, que fusiona lo mejor de cada una. El alojamiento en exteriores está relacionado con la naturaleza pero, además, hay muchísimas opciones que, por ejemplo, utilizan la energía solar o del viento.

Pero no creas que con tener un terreno bonito basta; después del boom del “glamping” el huésped tiene unas expectativas muy altas en cuanto a este tipo de estancia. Pero, no te asustes; como los beneficios de este negocio te van a dar margen para invertir parte del presupuesto puramente en el huésped, no tendrás problema a la hora de conseguir buenas opiniones de los viajeros que pasen por tu alojamiento. Muchos propietarios, además de proporcionar los elementos más básicos y también algunos de los más exclusivos, suelen poner a disposición de los huéspedes un pack de bienvenida un poco más idóneo; cestas de picnic o descuentos para hacer alguna actividad en la zona.

Es perfecto para vender una experiencia

No será la primera vez que lees que, a la hora de promocionar un alquiler vacacional, es muy importante vender la experiencia que supondría quedarse en una propiedad. Cuando eres el propietario de un “glamping”, esto es tremendamente fácil. Partiendo de que ir de “glamping” es en sí una experiencia, lo único que tienes que hacer es que tu propiedad tenga personalidad, encontrar algo que te diferencie de la (todavía poca) competencia. Piensa en cómo pueden tus futuros huéspedes gozar más de la naturaleza en tu zona; puede que lo mejor sea una cabaña en el árbol, o una burbuja desde la que poder ver el cielo estrellado.

Muchos alquileres vacacionales también ofrecen experiencias adicionales, como por ejemplo masajes, clases de yoga, desayuno rústico que sube con una cesta hasta la cabaña del árbol, excursiones a lagos en los que poder bañarse, visitas a granjas ecológicas o santuarios de animales, etc.

Inversión menor y mayores ganancias

La teoría está genial, pero ¿cómo afectaría a tu bolsillo hacerte con uno de estos alojamientos para alquilarlo a turistas? Pues bien, si cuentas con la localización adecuada, puedes adentrarte en este tipo de negocio y recuperar fácilmente la inversión inicial en un período de tiempo de dos años (esto es bastante espectacular para cualquier negocio).

A día de hoy, el “glamping” se considera un negocio provechoso, y puede gestionarse del mismo modo que se gestiona cualquier otro tipo de alquiler vacacional; puede anunciarse en las mismas páginas, puede contar con una página web propia y se puede dirigir a los huéspedes del mismo modo.

De hecho, con el invierno por delante, es ahora el mejor momento para empezar a desarrollar una idea de negocio para “glamping”, ya que podría estar listo para las épocas de más demanda.

¡Apúntate a esta tendencia que une belleza y confort y triunfa con tu alojamiento de “glamping”!

¿Qué te ha parecido este artículo?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Preparado para conseguir más reservas?

Sin tarifas de instalación, sin detalles de tarjetas de crédito, sin obligaciones. Prueba Lodgify de manera gratuita durante 7 días.